Ambicionad los carismas mejores (1Co 12, 31-13,13)

Creo que es una ambición sana. ¡Qué ambicioso soy para otras cosas en la vida y qué poco para parecerme lo más posible a Jesús!

Más que ambicionar carismas el Señor me llama a ser ambicioso conmigo mismo, a hacer de mi lo mejor, a aspirar a amar mucho y bien, a aspirar a ser un gran constructor del Reino. Esto no implica reconocimiento ni publicidad. Es algo que va por dentro. Es ambicionar la paz de Jesús. Es ambicionar el encuentro definitivo con Cristo. Es ambicionar la explosión de mis dones. Es ambicionar… sanamente.

La palabra de hoy me llama a abandonar ciertas mediocridades. Tomo buena nota…

Un abrazo fraterno

2 comentarios
  1. anaroski
    anaroski Dice:

    Que reflexión tan acertada, estoy de acuerdo con ella. Cuánto nos exigimos algunas veces para cosas materiales y superficiales, y sin embargo nuestra fé, la dejamos muchas veces, tan de lado.

    Me has hecho reflexionar.

    Un saludo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *