Caer en tierra y morir… para dar fruto (Jn 12,24-26)

¿Morir para dar fruto? Creo que es algo que me cuesta muchísimo. A mí, que me gusta estar en la cresta de la ola, en el centro de la fiesta, allí donde todo se cuece… ¡A mí que me gusta ver frutos y avances!

Si uno mira la vida de Jesús, no hay lugar a duda. El Señor lo dijo y el Señor lo hizo. Murió para dar fruto. A veces es la única manera. Morir a uno mismo. Morir a los propios proyectos. Morir a las propias expectativas. Morir a influencias, poderes, placeres… Morir a la autocomplacencia, a la autoestima generosa. Caer en tierra. Saborear el polvo. Ser polvo. Sentir la sequedad del terreno. Y confiar en que otro haga su trabajo.

Gracias Padre por la Palabra que me estás regalando estos días. Me mantiene en pie y con esperanza, pese a la nebulosa, a la marejadilla, a la tormenta cargada de electricidad bajo la que estoy preso.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.