Chantajismo sin fe (Mc 8,11-13)

No hay milagro sin fe. Por eso, pedirle a Dios, al Dios en el que no creo o al que no tengo en cuenta, que me resuelva la vida, es más de chantajistas que de personas de buena voluntad.

Probar a Dios de esta manera siempre va a terminar en negativo. Que cure a tu hermana, que te toque la lotería, que se resuelva lo de tu hipoteca, que no llueva el día de tu boda… ¡Y lo pides tú! ¡El que no cree nada de nada! Andaaa…

Jesús no es un mago ni un ilusionista. Ni antes ni ahora. Tómate tu vida de fe en serio y deja de buscar excusas a tu no fe.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *