Dios te escucha (Sal 33)

Siempre me ha dado miedo quedarme encerrado en un ascensor. Estar asfixiado entre cuatro paredes, en un cubículo de escaso tamaño… Sólo pensarlo me provoca ansiedad y el corazón empieza a latir con más fuerza de lo normal y más rápido. Si me lo imagino, me veo gritando, pidiendo ayuda, sin encontrar respuesta al otro lado. Qué angustia eso de clamar, de gritar, de pedir auxilio, y sentir que no hay respuesta.

Hay personas que experimentan lo mismo en su vida. Ahogo, claustrofobia vital, asfixia existencial, angustia. Son las consecuencias de haber llegado a un momento donde pareciera que el oxígeno se acaba, donde pareciera que todo juega en contra, donde la presión de sentir que no hay salida, que no hay posibilidad de cambio, que no hay esperanza… crece hasta la angustia; Pero, tal vez, lo peor sea la sensación de gritar… y sentir la fría respuesta de la soledad.

Dios te escucha. Si estás ahí, encerrado, agobiada; si te sientes sin salida, Dios te escucha. Dios está cerca de ti. Dios va a sacarte de ahí. ¿Por qué lo sé? Porque lo he vivido, lo he experimentado en mi vida y porque he conocido a muchos otros que lo han experimentado también. Porque lo lleva haciendo desde el comienzo de los tiempos. Y porque Dios no puede no escuchar. Dios es escucha.

¿Cuál será su respuesta? ¿De qué manera llegará a ti? ¿Cómo te insuflará oxígeno? Eso no te lo puedo decir. Dios se sirve de todo y de todos para llevar su salvación a cada uno de sus hijos e hijas.

La diferencia con los políticos, los influencers, los famosetes y los vendehumos es que Dios siempre cumple sus promesas. Y Él ha prometido no dejarte solo, sola, nunca. Y lo cumplirá. Descansa. Tal vez sea tiempo de respirar, despacio, intentar que la ansiedad baje, sentarse a esperar. Cuando menos te lo esperas, se abrirá la trampilla y podrás volver a respirar aire fresco.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *