El Espíritu, ese gran desconocido (Hch 19,1-8)

Igual que les pasaba a aquellos discípulos de Éfeso con los que se encontró Pablo al llegar a la ciudad, muchas personas de nuestra Iglesia, de nuestros grupos, de nuestros entornos, no han oído hablar del Espíritu. Es para ellos un auténtico desconocido.

Como Pablo, estamos en el tiempo de anuncio del Espíritu. Jesús nos dejó hace ya mucho tiempo. Nos dejó con Él, con el Espíritu. Aún así, seguimos sin conocerlo. ¿Cuándo daremos el paso a abrirnos a su compañía silenciosa pero turbadora¿ ¿Cuándo nos dejaremos llevar por sus caricias generosas y permitiremos que nuestra vida esté en manos del soplar de su brisa? ¿Cuándo dejaremos que nos prenda el corazón y acudiremos a prender nosotros el de otros?

El Espíritu, compañero sencillo e invisible, es quién nos cuida, nos guía, nos cura y nos sostiene hoy. Pongámonos en sus manos desde por la mañana hasta que los ojos se nos cierren de cansancio.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *