El premio de seguir al Señor (Mt 19,27-29)

¿Qué nos tocará? Ni que seguir a Jesús sea un concurso en el que tú compras un boleto y te acaba tocando un premio. La pregunta de Pedro es realmente impertinente. Pero, a la vez, humanamente comprensible. Parte de una intuición: Dios es justo y no deja a los que le siguen con las manos vacías.

Si la pregunta de Pedro es desconcertante (¿Nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido; ¿qué nos va a tocar?), no es menos sorprendente la respuesta de Jesús que, lejos de ruborizarse o enfadarse por tal osadía, responde con tranquilidad y, lo que es mejor, confirmando lo que Pedro intuía: «El que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, mujer, hijos o tierras, recibirá cien veces más».

El concurso de Jesús funciona, pues, muy al revés de los bancos o los concursos humanos. En este mundo nuestro, tú pagas un alto precio y el premio, por supuesto, siempre tiene un valor inferior para dejar beneficio al organizador del juego o del préstamos. Con Dios es diferente: Dios devuelve sin medida, cien veces más de lo dado. Un beneficio que es, sobre todo, para quien le sigue y no para Él. Esa pequeña oración, esa sencilla Eucaristía, esa visita al familiar enfermo, ese rato de catequesis, esa conversación con el pobre, la sonrisa al anciano de enfrente, la limosnita del domingo… pequeñas cosas que Dios recompensa por las nubes.

Uno no debe hacer el bien pensando en el beneficio personal pero es verdad que conoce, de antemano, que quién apuesta por el Señor, sale ganador.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *