El que pierde, gana (Lc 17,26-37)

Es algo que el mundo de hoy nunca entenderá. Es el punto que más nos cuesta entender a cada uno. Porque llevamos en la sangre la victoria, la competición, la rivalidad, el éxito, la ambición, el crecimiento, el cada día más, la superación, etc.

Perder la vida es la gran victoria. Darla. Entregarla. Gastarla. Cada uno en un lugar, con personas concretas, haciendo cosas diferentes, padeciendo dolores distintos. Perder la vida en el éxito. Es vaciarse todo para dejarse llenar completamente. Es desvestirse para dejarse vestir. Es mostrarse débil y pequeño para que otro me fortalezca y me haga grande.

Perder la vida. Eso es.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *