Fardos pesados e insoportables (Mt 23, 1-12)

Jesús vino a liberar. Es algo que hay algunos que todavía no han entendido. Yo lo he ido madurando poco a poco e intentando integrarlo en mi vida. Parece que es fácil. Parece que todos sabemos ésto. Pero a la hora de la verdad no es así…

La pasada semana estuvimos tratando en mi grupo de catequesis la afirmación del Credo: «Creo en la Santa Iglesia católica». Cada uno de los chicos explicó cómo se sentía con respecto a la Iglesia. El factor común fue, sin duda, que el punto de choque es siempre la moral: relaciones prematrimoniales, relaciones sexuales, homosexualidad, eutanasia, divorcio, ciencia, etc. Y la realidad es que la mayoría de la moral cristiana en todos estos aspectos se vive como auténtica carga pesada por casi todos; pocos perciben en la moral que enseña y propone la Iglesia una vía de liberación, de purificación, de felicidad…
fardo1.jpg
¿Qué estamos haciendo mal? ¿Qué proponemos mal? ¿Qué hay de incorrecto en lo que proponemos?

Un abrazo fraterno

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.