Hizo lo que le había mandado (Mt 1,16.18-21.24a) – #DíadelPadre

José escucha al ángel en sueños. Interpreta lo soñado a la luz de Dios. Otro hubiera dicho otra cosa. José no. Ha recibido el don de la escucha. José reconoce a Dios. No es nadie diferente ni superdotado. Simplemente es una persona que tiene a Dios en su vida, que cuenta con Él, que se pone en sus manos, que desea complacerle y adorarle. Él sigue la ley con misericordia. Repudia a María, sí, pero en secreto. La ley con amor, que diría el otro. Es el amor a María el que le guía. Y el amor a Dios. Y en esa decisión todavía está dispuesto a escuchar. Y escucha.

Y una vez escucha, e interpreta que es de Dios lo que oye, hace lo que se le manda. Rectifica. Cambia sus planes. Vuelve a María. Y se lo cuenta. Y crea con ella una complicidad que tiene a Dios en el centro. Desde ahí van a construir su proyecto. Ahí crecerá Jesús. Una familia plenamente humana. Es precisamente su humanidad plena la que les hace conscientes de su necesidad de Dios, de su supeditación al Creador, de su disponibilidad plena a Aquel que les amó primero.

Hoy celebramos su festividad y, por extensión, el Día del Padre. Y sólo puedo decir que quiero que mi familia sea así, que quiero ser un padre así. Quiero ser testimonio en casa de alguien que tiene a Dios en su vida, que cuenta con Él y que le obedece. Así, nada puede salir mal.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *