La culpa la tiene el Espíritu (Jn 1,29-34)

El Espíritu es el que me regala la fe.
El Espíritu es quién me escucha cuando oro.
El Espíritu es quién me empuja a orar.
El Espíritu es quién me cruza con personas que me hacen bien.
El Espíritu es quién me cruza con personas a las que hago bien.
El Espíritu es quién me sostiene cuando me arriesgo y confío.
El Espíritu es quién me cicatriza las heridas y me impulsa a volver a la lucha.
El Espíritu es quién me guía en los cruces de caminos.
El Espíritu es quién me da la Palabra justo en el momento adecuado.
El Espíritu es quién me sobrecoge cuando me siento amado.
El Espíritu es quién me revela que ese pan y ese vino son Cristo mismo.
El Espíritu es quién me anima a ser mejor.
El Espíritu es quién me permite sentir a Dios vivo en mi vida, cerca.
El Espíritu es quién me hace ver a Dios en el arte y en lo bello.
El Espíritu es el amigo que siempre está.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *