LLuvia, ríos, vientos… (Mt 7,21-29)

Siempre llegan. La lluvia, los vientos, los ríos desbordados… Algo estamos probando ahora, en una dosis alta. Y las casas se tambalean. Lo normal.

Puede que se caiga alguna teja, que alguna ventana quiebre o que algún muro se agriete… porque en la construcción se nos ha quedado alguna zona débil… A la vista no nos habíamos dado cuenta pero ahora, es evidente. Pero la casa no se cae. Resiste. Porque los cimientos aguantan.

Dios está ahí. Sosteniéndolo todo. Hasta que la tormenta pase y sea tiempo de reparar brechas.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *