Los fariseos y la mies (Mt 9,32-38)

Sigue habiendo mucho fariseo por el mundo. Yo soy el primero, a veces, sin darme cuenta. El caso es que se confunde lo que viene de Dios y se enreda para hacer parecer que es obra del diablo.

Algunas veces me he sentido así, como víctima. Siendo consciente de que intentaba hacer las cosas bien, comprobaba cómo a mi alrededor se percibía con reparo, suspicacia y rechazo. Meterse en determinados jardines siempre da problemas. ¿Mejor calladitos? No creo que sea esa mi misión en el mundo… no creo que esa ese el Evangelio del Reino que Jesús ha traído.

Pero a mí me falta también compasión. Jesús trataba a las personas con cariño y cuidado. Yo a veces ahí no me reconozco.e veo exigente, pragmático, juez. Una de cal y una de arena.

Seguir a Jesús es una confrontación continua con mis propias limitaciones. Así que lo pongo a sus pies con mi propósito de crecer. Amén.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *