Luz de luz (Mt 5,13-16)

Apaga la luz de alrededor. Baja las persianas de tu vida. Permítete estar a oscuras un rato. Sin ruído. Sin flashes. Sin efectos especiales. Sólo la negrura y tú. Y mira adentro. ¿No la ves? Esa lucecita… Esa llama que nunca se apaga… Es el Espíritu que te habita. Es la huella de Dios que llevas dentro de ti. Mírala y mira todo aquello que ilumina. Observa los rincones que aparecen y que desconocías. Lleva tus ojos a lugares internos que no sabías que existían. Deléitate con los colores de esos frescos en tu corazón. Sorpréndete por todo lo bueno y bello que se esconde ahí adentro.

Y ahora que lo has descubierto, sal afuera, sin miedo. Porque llevas luz. ¡Ya la has visto! ¡Y hay tantos a oscuras que todavía no se han enterado! Al ver tu luz, querrán descubrir la suya. Al ver tu belleza, querrán ser bellos. Al sentir tu calor, querrán calor también para sus pies fríos. Al ver tu llama, inextinguible, desearán descubrir la suya.

Y la luz se propagará, y el fuego lo quemará todo, y el calor derretirá la frialdad que se hizo fuerte en el mundo. Y el Espíritu encontrará todavía más espacio para aletear…

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.