No es con nuestras fuerzas… (Mc 5,21-43)

Dos milagros nos relata hoy el Evangelio. Dos curaciones que acontecen en el día a día de dos personas enfermas. ¿Tan diferentes eran a nosotros? ¡Ni mucho menos! Yo me reconozco enfermo también. Incapaz de curar alguno de mis males: la exigencia a los demás, la falta de ternura, la falta de empatía… Enfermedades que me hacen daño a mí al ver el destrozo que causan entre los que me rodean.

¡Esfuérzate en corregirlo! Eso me dicen a veces y eso me repito yo muchas noches. Pero hoy, en la Palabra, descubro también a dos personas que, pese a intentarlo, no pudieron sanarse a sí mismos. Y es entonces cuando acuden a Jesús. Y el milagro acontece.

Porque el milagro no es magia. El milagro es el acontecimiento de la fuerza de Dios en nuestras vidas, es el resultado de poner nuestras vidas y sus carencias en manos del Señor. Es ir y decirle que no podemos solos, que hay cosas que no funcionan y que queremos sanarlas.

¡Patrañas dirán algunos! Bueno… ¿tengo fe o no? Esta es la pregunta. La gran pregunta…

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *