No os engañéis (St 1, 12-18)

La vivencia comunitaria sigue siendo de lo más sorprendente. La reunión de ayer fue genial. Reunión EMOCIONANTE. Y nunca mejor dicho.

Y la Palabra de hoy ilustra lo que ayer vivimos: el esfuerzo personal y comunitario por vivir cada día menos engañados. El engaño no es de Dios. Dios es verdad. Y a eso tenemos que aspirar.

Un abrazo fraterno

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *