Renuévame por dentro con espíritu firme (Sal 50)

Tengo que reconocer Padre que hoy me ha costado extraer de la Palabra algo para mi. La lectura de Jonás en Nínive no me ha gustado, presenta a un Dios justiciero y a un pueblo que se convierte por miedo. Así que me he ido a releer el salmo varias veces. Y siento que, inconscientemente, lo he orado muchas veces. ¡Cuántas veces habré repetido y pedido «Jesús, cámbiame, renuévame». Tal vez yo tenga que poner más de mi parte pero noto que Tú, sobre todo a través de mi mujer y de mi comunidad, has ido renovándome poco a poco, configurando una nueva manera de ser yo.

Paso a paso seguimos en camino. No quiero que andes por mi pero sí te pido que hagas palpable tu presencia siempre.

Un abrazo fraterno

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.