Sí, Dios llama… (Am 7,10-17)

Uno no elige la misión. Si es así, malo. Por eso, en nuestra vida, debemos practicar el fino discernimiento, para no confundir lo que nos gusta y apetece con aquello que nos pide Dios. No es fácil.

Ciertamente es una manera de encontrar la propia vocación: estar atento a los lugares, actividades, personas… con las que siento paz, me siento pleno. Espacios y momentos que me conectan con lo mejor de mí mismo y me dan la pista de que tal vez sea aquí o allá donde se me pida estar. Esto creo que es así.

Pero junto a esto, hay un ámbito que hay que dejar a Dios y estar siempre a la escucha. Amós lo dices de manera preciosa:

«No soy profeta ni hijo de profeta, sino pastor y cultivador de higos. El Señor me sacó de junto al rebaño y me dijo: «Ve y profetiza a mi pueblo de Israel.»

Normalmente el Señor llega y pide y descoloca. Una llamada que suele parecer excesiva. Y uno pasa de ser «pastor y cultivador de higos» a ser «profeta». Y tus palabras serán las suyas. Y tus manos serán las suyas.

Discernimiento para escuchar. Discernimiento para aceptar. Y confianza.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *