Sin seguridades (Mc 6,7-13)



¿Estuvo ahí el error? ¿Hemos perdido en la Iglesia de occidente (quitando misioneros y demás) la capacidad de evangelizar en la inseguridad? ¿Nos hemos acomodado? ¿Hemos aquilatado nuestras instituciones y sus planes? ¿Nos da miedo perder?

¿Y en lo personal? ¿Cómo funcionamos cuando el suelo tiembla bajo nuestros pies, cuando tenemos que arriesgar, cuando el futuro es imprevisible?

Nuestra seguridad debiera estar en la comunidad y en la confianza en Dios. No estamos solos, ni aquí abajo ni allí arriba. Esa es nuestra seguridad. Hasta el final de los tiempos. Y no hay otra mejor.

Un abrazo fraterno – @scasanovam



0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *