Entradas

Ser íntimo de Dios (Ex 32,7-14)

Moisés era íntimo de Dios. Uno lee la primera lectura de hoy y reconoce que hay que ser muy cercano para decirle a Dios lo que le dice Moisés. Eso es una relación verdadera de amistad.

Cuando me miro a mí mismo, muchas veces reconozco a la persona que adora, a la persona que quiere escuchar, a la persona que pide, que alaba, que suplica perdón… pero pocas veces reconozco al amigo que trata a Dios con la cercanía, la confianza y la claridad con la que Moisés trata a Yahvé. Donde hay excesivo respeto no hay amistad. Donde hay excesivo celo no hay cercanía ni relación.

Jesús nos llamó amigos pero yo no he terminado de creérmelo. Amigos sí, pero de nombre.

Hoy te pido, Padre, crecer en amistad contigo. Hoy te pido crecer en intimidad, en relación, en cercanía.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Tiempo de gracia (Is 49,8-15)

La primera lectura de hoy… no necesita ningún comentario. Leedla despacio y confiad en su Palabra.

ESTO dice el Señor:
«En tiempo de gracia te he respondido,
en día propicio te he auxiliado;
te he defendido y constituido alianza del pueblo,
para restaurar el país,
para repartir heredades desoladas,
para decir a los cautivos: “Salid”,
a los que están en tinieblas: “Venid a la luz”.
Aun por los caminos pastarán,
tendrán praderas en todas las dunas;
no pasarán hambre ni sed,
no les hará daño el bochorno ni el sol;
porque los conduce el compasivo
y los guía a manantiales de agua.
Convertiré mis montes en caminos,
y mis senderos se nivelarán.
Miradlos venir de lejos;
miradlos, del Norte y del Poniente,
y los otros de la tierra de Sin.
Exulta, cielo; alégrate, tierra;
romped a cantar, montañas,
porque el Señor consuela a su pueblo
y se compadece de los desamparados».
Sion decía: «Me ha abandonado el Señor,
mi dueño me ha olvidado».
¿Puede una madre olvidar al niño que amamanta,
no tener compasión del hijo de sus entrañas?
Pues, aunque ella se olvidara, yo no te olvidaré.

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza (Sal 45)

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza,
poderoso defensor en el peligro.
Por eso no tememos aunque tiemble la tierra,
y los montes se desplomen en el mar.

En estos días de inquietud y dolor en tantos países del mundo, necesitamos recitar, como el salmista, que Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza. En estos momentos en los que hemos recobrado de golpe la certeza de nuestra fragilidad, ¿qué mejor que buscar el abrazo seguro de nuestro Padre, de nuestro alcázar, de nuestro creador?

Ojalá nos confinemos en Dios. Ojalá este encierro mundial sirva para redescubrir que nunca debimos salir de la casa del Padre, que nunca debimos abandonar el hogar en busca de experiencias más «atractivas». Nuestra libertad es sagrada, y así lo quiere Dios, pero cuando nos alejamos de Él, nuestra libertad se torna peligrosa. Hoy, que nos vuelve a tocar obedecer, pararnos, callarnos, es la hora de la vuelta a casa.

Aprovecha. Ojalá sea tiempo para mirar a Dios de frente y, aún en el desconcierto, ponerte en sus manos y poner el mundo en sus manos. Él hará brotar de nuevo el agua del desierto, Él sanará todas nuestras heridas.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

El tiempo de los vecinos (Lc 4,24-30)

Estamos redescubriendo a nuestros vecinos. En estos tiempos de pandemia y de cuarentena, hemos caído en la cuenta que en las puertas de al lado, y arriba y a abajo, y enfrente, viven personas, familias, vecinos. Nos asomamos a los balcones y nos encontramos con ellos, les saludamos, nos unimos juntos a homenajes y gestos…

Es el tiempo de los vecinos, de los próximos, de los prójimos. Es el tiempo de aquellos a los que hemos olvidado y despreciado mucho tiempo simplemente por eso, por ser vecinos, por estar demasiado próximos como para traer a Dios al mundo.

Jesús es despreciado en su tierra. Por ser vecino conocido. Y nos viene a decirnos que Dios se manifiesta en lo pequeño, a veces en la puerta de al lado, muchas veces a través de quién menos nos esperamos. Abramos los ojos y el corazón y dejemos que Dios nos cuide en tiempos de incertidumbre.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

La samaritana: Jesús sale a tu encuentro (Jn 4,5-42)

No me parece un diálogo sosegado. Ni bucólico. Ni romántico. Ni el pozo, ni el agua, ni el cántaro, endulzan una conversación honda, profunda y, yo creo, tensa. No puede ser de otra manera. Cuando a una persona se le pone su vida delante, su sed, su fracaso, su anhelo profundo… todo se remueve en su interior, todo se tambalea aunque sea para colocarse luego.

No sé si Jesús tenía sed de la fe de esa mujer. San Agustín así lo dice: «Aquel que pedía de beber, tenía sed de la fe de aquella mujer». No seré yo, pobre de mí, quién lo contradiga. Pero a mí me sugiere más, cuando me meto en la escena, un Jesús que provoca un encuentro y un diálogo que, de no ser por su «dame de beber», nunca se hubiera producido. Jesús sale al encuentro de cada uno de nosotros. Nos espera aquí o allá. Se hace el encontradizo. Ahora o más tarde. Pero ese encuentro llega cuando alguien busca saciar su sed más profunda.

Jesús es el auténtico pozo de donde sacar agua. Jesús se presenta así mismo como el pozo cuya agua sacia la verdadera sed, cuya agua nunca se agota. ¿De dónde suelo beber yo? ¿Adónde suelo ir a buscar felicidad, cariño, seguridad? ¿Dónde pongo mis anhelos?

Cuando la mujer se enfrenta a su vida de «quiero y no puedo», de fracasos, de compromisos rotos, de anhelos frustrados, de preguntas sin respuestas… es cuando Jesús desvela su identidad. No antes. Todos debemos hacer nuestro camino hacia adentro. Todos debemos mirar nuestra vida, ser conscientes de nuestras búsquedas, de nuestra insatisfacción, de nuestro anhelo de felicidad auténtica, de nuestro pecado. Sin ese viaje… ¿puede Jesús presentarse como Salvador? ¿Puede presentarse como «el agua que quita la sed» a alguien que no tiene sed? La samaritana, y yo, debemos tomar conciencia de nuestra sed para luego reconocer al Salvador y acogerle.

Precioso es el final del relato. Una lástima que sea recortado en la liturgia de hoy. La mujer vuelve a su pueblo y dice: «Me ha dicho todo lo que he hecho». Es un ejemplo de evangelización y de apóstol. No habla de Dios. No habla sobre Dios. No habla sobre ella. HABLA SOBRE LO QUE DIOS HA HECHO CON ELLA, SOBRE LO QUE DIOS SABE DE ELLA. No habla de un Dios teórico, alejado de la vida, presente en libros y doctrinas. Habla de un Dios con el que se ha encontrado, de un Dios que la ha amado, de un Dios que le ha cambiado la vida.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

La notoriedad de la pureza (Mt 20,17-28)

Me alegra ver que la Iglesia cada vez está más presente en las redes sociales. Cada uno, con su carisma, aportando luz en lugares donde, normalmente, es fácil ver desprecio, insultos y críticas desmesuradas. Ir hoy a las redes es también «subir a Jerusalén» de alguna manera. Es más fácil, sin duda, no ir.

Pero en este mismo movimiento, como los discípulos en su momento, nos vemos delante de tentaciones sutiles que provocan también entre nosotros salidas de tono. Ese «querer ser más» de entonces, que leemos en el Evangelio, sigue muy presente en mucho de nuestro ser creyentes. Por eso vemos cada día a curas, laicos y monjas cuestionando a otros muchos hermanos en pos de la pureza, la tradición, la renovación o vaya usted a saber. Hablan de ellos mismos aparentando hablar de Jesús y se promueven a ellos mismos con la sutileza de aquellos que piensan estar siendo «los mejores discípulos».

El tentador es inteligente y sabe jugar sus cartas. Mientras, nosotros, seguimos sin enterarnos de mucho.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

¿Padre? ¿Nuestro? (Mt 6,7-15)

Leyendo cómo algunos viven la Cuaresma, bien parece que estamos siendo probados por un Gran Hermano. ¡Qué agobio! Retos, pruebas, superaciones… cualquier día empezamos con las clasificaciones y los récords del mundo. Cuánto nos cuenta acoger el don y agradecer lentamente, sin prisa, ser hijos de un Padre como el que tenemos.

«Abbá» sigue siendo manera sacrílega de tratar al Todopoderoso. Alguno diría hoy que es un término que desacraliza al Absoluto. Así estamos, Señor. Yo, mientras, voy descubriendo cada día más la importancia de saberme querido y cuidado por Ti.

Me preocupan más mis hermanos. A veces me olvido de ellos, ¿sabes? Me quedo con los que tengo cerca, con los que no son incómodos y, sencillamente, acepto que otros… anden casi huérfanos por el mundo. Me ruborizaría que te me presentaras delante y me preguntaras por tantos… ¿Cómo hacer más? ¿Cómo amar más?

Padre nuestro… aliméntame, perdóname, protégeme.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

¿Dios quiere que seamos tentados? (Mt 4,1-11)

La primera frase del Evangelio de hoy es desconcertante:

» Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo»

En varios lugares de la Biblia se nos dice que no, que las tentaciones nunca vienen de Dios sino del Maligno, con el objetivo de enredar, destruir, confundir, alejar de Dios. Lo que sí es de Dios es el Espíritu que habita en Jesús, un Espíritu que le llama y le empuja, tras su bautismo en el Jordán, a cambiar su vida y a comenzar su misión.

El desierto no es un espacio físico. Posiblemente todos lo atravesamos cuando movidos por el Espíritu, afrontamos la decisión de hacer la voluntad de Dios en nuestras vidas. El Espíritu, que no se ve, y que nos habla en el Misterio, nos empuja a poner nuestra vida al servicio, a responder a nuestra vocación de hijos de Dios. Y ahí, en la frontera, en el precipicio, en el desierto existencial al que nos enfrentamos antes de dar la vida para perderla, uno debe estar dispuesto a ser tentado.

La tentación siempre tiene por objeto que dejemos de ser lo que somos, que perdamos nuestra condición de hijos, de criaturas hechas a imagen y semejanza de su Padre; que dejemos de amar a nuestro Señor sobre todas las cosas.

Quien ama siempre se encontrará con la tentación de dejar de amar. Llegará en el momento justo, en el instante supremo de debilidad, en la cúspide de la entrega, en la dificultad máxima. Somos probados, sí, y a la vez, nos encontramos con la oportunidad de demostrarnos la grandeza de nuestro corazón, la fuerza del Dios que vive en nosotros.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Acoger el don, pese a los fariseos (Lc 5,27-32)

Soy exigente con los demás y sí, muchas veces me creo mejor que otros. Es parte de mi pecado. Ese aire de soberbia que me impide descubrir el pequeño tesoro de personas a las que, sencillamente, considero alejadas de Jesús.

El evangelio de hoy es para mí ciertamente desconcertante, teniendo en cuenta que no es Leví (Mateo) quién toma ningún tipo de iniciativa de seguir a Jesús. El único mérito de Mateo, y no es pequeño, es dejarse mirar y acoger el don del perdón y la confianza total del Señor.

Ayer mismo, en el cole, tuve una conversación con una alumna a la que, pretendiendo reconocerle el trabajo que estaba haciendo, me acerqué y le expresé lo bien que la veía en clase y en la asignatura. Su respuesta fue un «sí pero no», un «gracias pero no es para tanto», un rostro que no se acababa de alegrar con mis palabras. ¡Cuánto nos cuesta a veces acoger el don inexplicable!

Demasiado fariseo me siento a veces. Juzgador, desconfiado, exigente, viéndome como ejemplo. Eso me entristece, porque no quiero ser así. El Señor tiene que venir y tocar también mi corazón, como el de Mateo. Aquí estoy, Señor. Ven.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Ayuno con amor (Mt 9,14-15)

Hay novedad. Si Jesús ha llegado a tu vida, hay novedad, hay alegría, hay derroche, hay don. Jesús marca claramente las distancias con el grupo de Juan el Bautista. Hoy, en la lectura, se percibe esa diferencia entre discípulos de uno y de otro. Juan el Bautista y los suyos parecen ayunar para estar preparados para la llegada del Reino. Es el «conviértete para que llegue el Reino» que proclama el Bautista. Jesús da un giro y su «puesto que el Reino ha llegado, conviértete» empapa también al ayuno y al resto de la Ley.

Y en eso quiero centrarme hoy. En tomar conciencia de la presencia de Jesús en mi vida. Y en la novedad que trae cada día. Porque ser consciente de su presencia y de su acción en mí, será el motor para todo lo demás. Un ayuno sin Jesús no tiene sentido. Un ayuno que no parte del don previo de su encarnación, de su vida, de su amor… ¿qué sentido tiene? Jesús da sentido a todo. Me da la fuerza para afrontar mi trabajo como misión, me regala la alegría que se desborda entre los que me rodean, me da la fuerza para sostenerme en los rincones del camino más torcidos y oscuros. Jesús me abraza, ha venido a por mí y me ama pese a mis pecados y mi dejadez, mi olvido, mi traición.

Por eso ayunar tiene sentido hoy. Por eso hoy quiero participar de eso. Por eso quiero no perder el centro y dejarme llevar por sensaciones y satisfacciones que parecen sustituir muchas veces al Señor. La sobreabundancia de Jesús me da la vida. La sobreabundancia del bienestar del mundo, me atora y me consume.

Un abrazo fuerte – @scasanovam