Entradas

Si miras adelante, no hay lugar para el miedo (Mt 10,24-33)

No es lo mismo afrontar el presente confiando en un futuro de salvación y plenitud que afrontarlo viendo sólo un precipicio que nos espera, altanero, al final de nuestros días. No es lo mismo. Y es que es la esperanza en que la victoria es segura y en que Cristo nos espera con los brazos abiertos para llevarnos a una felicidad plena, lo que nos da una fuerza que vence todo miedo.

La esperanza en que esta vida no es el final nos anima a vivir nuestros días sin la pesada carga de lo definitivo. Sin miedo. Nos anima a aprovechar cada instante y a afrontar el dolor, el sufrimiento y la muerte con la certeza de que algo mejor nos espera, de que estas realidades son pasajeras.

Por eso vivir la vida siendo fiel a nosotros mismos y a nuestros principios y a nuestra fe, se convierte en algo irrenunciable. ¡Que el miedo no nos haga flaquear y vendernos al mejor postor o a aquellos que nos agobian, nos cercan, nos presionan y, a la postre, nos destruyen! El Señor nos da la energía suficiente y necesaria. No nos abandona nunca ni en la prueba ni en la dificultad. No nos deja. Seamos valientes. Practiquemos el maravilloso y placentero de vivir caminando ligero de equipaje. Libres. Ágiles. Sencillos.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

¿Es posible la relación personal con Dios sin la comunidad? (Jn 20,24-29)

Es difícil tener experiencia de Jesús Resucitado apartado de la comunidad creyente. Eso es lo que le pasó a Tomás y lo que, hoy, le pasa a tantos que, alejados de la Iglesia, pretenden mantener su fe firme y sus convicciones inquebrantables. Pues no es posible. Cuanto más te alejas de la Iglesia, más fácil es que dejes de tener al Señor en tu vida, más difícil sostener una relación.

En una época como la que vivimos, caracterizada por la dictadura del individualismo y del «yo puedo» por encima de todo, conviene recalcar la idea de que detrás de todo ello hay una trampa ciertamente sutil. Claro que Dios establece una relación personal con cada uno de nosotros. En el Evangelio de hoy también se ve: Jesús hace proceso con Tomás y la manera en la que se tratan es diferente al resto, porque Jesús sabe que Tomás es único y que necesita de una relación diferente a la que tiene con Pedro o con Santiago o con Juan. Pero esa relación personal no debe llevarnos a pensar que es posible vivir al Resucitado al margen de la comunidad.

Es en la comunidad donde somos capaces de «ver» y «oír» al Maestro. Es en la comunidad donde le reconocemos en medio de nuestra vida. Es en la comunidad donde encontramos respuestas que calman nuestra sed, donde encontramos la paz que nos regala Cristo.

No son tiempos para francotiradores creyentes. Son tiempos de Iglesia, con sus defectos y sus carencias. Construyamos auténticas comunidades eclesiales de fe y el Señor iluminará nuestra existencia.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Cuando el dolor golpea fuerte (Mt 8,5-17)

Cuando el dolor golpea fuerte, cuesta ponerse en pie. Una mezcla de falta de entendimiento, de turbación, de rabia, de tristeza, de fragilidad… lo ocupa todo. Es como si el corazón se tornara negro en un momento y rezumara humo del vacío que se quema adentro. En situaciones así, cuesta dar palabras de aliento. Tal vez el silencio y la mano tendida sean más eficaces que lo que a la boca se le puede ocurrir.

Han sido horas difíciles en el entorno de las Escuelas Pías Betania. Se nos ha ido un joven, un alumno, un hijo, un hermano, un amigo, un compañero. Así, de repente, como una bomba sin piedad que explota y se lo lleva todo a su paso, sin esperarlo. Deja un vacío que no se llenará nunca. En muchos. Y en este momento, recibo el evangelio de hoy y necesito repetirme la última frase: «Él tomó nuestras dolencias y cargó con nuestras enfermedades». La repito una y otra vez. Tal vez para escapar de la tentación de ver en Dios al culpable del sin sentido y, en cambio, ver en Él a aquel que carga en estos momentos con un sufrimiento tan grande. Y la completo: Él habitará los vacíos que el amor nos deja.

Es la hora de la FE. Es momento de creer y de mirar a Jesús cara a cara, de acudir a Él como aquel centurión romano que sabía a quién le pedía ayuda. Es momento de dejarnos sostener, de abandonarnos, de caer. No tengamos miedo de caer. Hay alguien que nos recogerá y cargará con nosotros. Y nos acariciará. Y nos alimentará. Y nos insuflará su Espíritu hasta que seamos capaces de volver a sostenernos en pie de nuevo.

Y tú, que ya estás a su lado, cuídanos. Háblale bien de nosotros. Protégenos. Y prepara la eternidad para cuando volvamos a vernos. Y entonces la alegría no nos cabrá en el pecho.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

El versículo que marca una vida (Mt 6,24-34)

«Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia;
lo demás se os dará por añadidura.»

Este versículo del Evangelio de hoy es la máxima de mi vida. Es el versículo que todos elegimos de la Biblia. Lo que me tatuaría en un brazo. La Palabra que llevo grabada en mi corazón. El viento que me empuja, el bastón que me sostiene. Me lo creo. Me lo creo. Y desde aquí, muevo mi existencia.

Es una maravilla vivir sabiendo que Dios te sostiene si tú le buscas y acoges el Reino que el vino a traer. Todo es de repente más sencillo. Las preocupaciones bajan. Acoger el don del Resucitado sólo pide fe. Y yo me lo creo.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

 

 

Un Sagrado Corazón que habite nuestro corazón (Ef 3,8-12.14-19)

«Que Cristo habite por la fe en vuestros corazones,
que el amor sea vuestra raíz y vuestro cimiento;
y así, con todos los santos, lograréis abarcar lo ancho, lo largo, lo alto y lo profundo,
comprendiendo lo que trasciende toda filosofía:
el amor cristiano.»

En la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, San Pablo lo dice tan bien y tan bonito que oye, ¿quién puede poner una palabra más a lo dicho.

Que Cristo nos habite, que encuentre un hogar en nuestro corazón y se quede. No encontrará un corazón perfecto ni pulcro. A él no le importa. Sólo quiere un corazón abierto, tierno, pobre pero sediento; un corazón con ganas de ser rebosado por su amor, con ganas de ser sanado, curado y amado.

El amor como raíz y cimiento. Amor cristiano que brota de Cristo y lleva a Cristo, que da la vida, que no mide, que derrocha, que convierte, que hace milagros, que habla de Dios, que prioriza la persona sobre la norma, que perdona todo, que acoja a todos.

Que el Sagrado Corazón de Jesús nos conmueva y haga a nuestro corazón parecerse más al suyo.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

La fe genera vida (Mc 16,15-20)

Cuando una lee y relee los signos del resucitado y de aquellos que creen en Él, la conclusión que debe sacar es que la fe en Cristo genera vida alrededor. La fe no es una actividad intelectual que nos satisface de puertas para adentro. Más bien es una fuerza que nos empuja a salir hacia los demás y a llenarlos de plenitud. Por eso el Evangelio, en varios momentos, cita estos signos de liberación.

Si tu fe no te libera es que no es fe en Cristo. Será otra cosa. Tener a Cristo en tu vida produce frutos. Si no hay frutos, malo. Y es algo que nos sirve para evaluar la evangelización y la fe de cualquiera. Evaluar suena mal, suena a auditoría. Tal vez no sea la mejor palabra pero, por otro lado, es a lo que estamos llamados, a dar fruto. El fruto no es algo que uno consiga con sus medios sino que es la consecuencia de vivir de cara a Dios. Llegan solos.

Sigamos yendo por el mundo más cercando que nos toca vivir. Con la alegría del creyente, con la buena noticia de Jesús. Y la vida se multiplicará.

Un abrazo fraterno

A Dios le pido…

Esto de pedir tiene su debate. Si Dios sabe lo que necesito, ¿para qué pedir? Pero, a la vez, pedid y se os dará. ¿Y si ni siquiera sé que tengo que pedir? ¿Tú qué pides normalmente?

Pensando en los últimos años de mi vida, debo reconocer que no pido demasiado y que, cuando pido, normalmente pido serenidad, fortaleza, fe, para afrontar la vida y las opciones que he decidido tomar. Pido que se haga la voluntad del Padre y que yo permanezca en ella.

¿Debería pedir más?

Un abrazo fraterno

Dudas, tinieblas y noche oscura del alma

Dudas. No sé los demás pero a mí me acechan muchas veces y detecto que sigo creyendo porque la cabeza sigue apostando por la fe y porque, seguro, el Señor no me deja de su mano.

La ausencia de dudas no es signo de querer más al Señor. Posiblemente, nadie lo quería más que Pedro y fue él el que se hundía en el agua al temblar su fe y fue él quién lo traicionó en el último día.

A mí, últimamente, me acechan al contemplar determinadas circunstancias que no entiendo cómo son permitidas. gente mala que se sale con la suya, gente buena que no sale adelante… Incomprensible. ¿Y si todo esto de Dios fuera una patraña? ¿Y si realmente no existiera? ¿Qué decir cuando lo que sucede no cuadra con su Palabra?

Por eso, hoy, digo lo mismo que Pedro que, asustado por saberse solo en la barca, intenta salir a por el Señor aunque lo percibiera todavía como una sombra en la noche: «Señor, sálvame». Sólo Él puede sostenernos y permitirnos caminar sobre las aguas en medio de la noche más oscura.

Así sea.

Y tú, ¿qué haces con el milagro de cada día?

Vivo en un país «católico por tradición». Es mi impresión. Un país, España, donde contabilizamos como católicos a muchos que sólo lo son de etiqueta, de nombre, por costumbre, por no llevar la contraria, por pereza espiritual. Y el Evangelio de hoy me lo ha recordado y me ha recordado que yo no quiero ser así, ni ahora ni nunca.

La fe no es un título honorífico y perpetuo que se nos concede. La fe no es un DNI, no es un hashtag, no es un logo identificativo, ni el emblema de un club. La fe es un don que nos permite creer en Dios, creer y seguir a Jesús. Es algo vivo, dinámico, versátil, a veces hasta incómodo… Nada tiene que ver ser seguidor de Cristo con agrandar los números y las estadísticas de las religiones del mundo.

Jesús está cerquita mío y actúa cada día. Jesucristo me sale al encuentro cada mañana, se me hace el encontradizo, desbarata mis planes y provee aquello que necesito. Jesús es el milagro mismo de cada día. ¿Qué hago yo son ese milagro? ¿Me percato del mismo? Muchas veces no. Lo desperdicio, ensucio mi mirada, pierdo mi energía en otras cosas, me vacío de fe… Muchas veces el milagro se me escapa entre los dedos… Me despierto al lado de mi mujer sin considerar el milagro del amor que nos permite seguir juntos 15 años después, fieles y con un poyecto común. ¿Y los abrazos de mis hijos y sus besos? ¿Y sus progresos, su crecimiento, su aprendizaje, sus preguntas, sus gustos, sus manías, sus miedos? Milagro de familia. Salgo a la ventana como si el sol estuviera ahí porque alguien lo ha puesto y bebo el agua que otros millones no tienen. Rezo a mediodía como si saberme Hijo fuera algo natural y no sobrenatural… Y así podría seguir…

Hoy, Señor, te pido mirada limpia, corazón libre, fe sencilla… para abrirme a tu presencia transformadora hoy, sólo hoy… como diría mi amiga Paula.

Así sea.

Mira. Cree. ¡Milagro! (Mateo 10, 20-24)

Lo de los milagros es como la fotografía. El milagro, el arte, está en la mirada del que observa, en la mirada del creyente, en la mirada del artista.

mirada niño¿Tú cómo miras? ¿Cómo es tu mirada? La mía sí ve milagros, la mía sí percibe la acción de Dios en mi cotidianeidad. Creo que sí, que Dios actúa, que, aún dejándonos libres, nos conduce, nos da oportunidades, nos sale al paso, nos llama, nos interroga, nos zarandea, nos acaricia… Dios interviene también en lo inexplicable y puede tomar parte, cambiar, corregir… No sé ni cómo, ni cuánto, ni por qué ni con qué criterios lo hace… pero que yo no lo sepa o no lo entienda, no elimina su capacidad para hacerlo. Y creo que así es.

Jesús hoy nos llama a educar la mirada y a creer. Nos llama a tener FE. Otros días nos llamar a salir al encuentro del prójimo, otros días nos llama a cargar la cruz, otros días… HOY NOS LLAMA A CREER, A MIRAR CON FE lo que nos rodea, lo que nos sucede.

Y para terminar me quedo con algo que ha dicho el Papa Francisco hace poco: «hay que orar hasta el punto de llegar a importunar a Dios» o algo parecido… Porque Dios es dinámico, porque hace, porque cambia, porque escucha… porque el milagro puede producirse. Oremos y creamos. No seamos como Cafarnaúm, como Betsaida… no seamos de esos seguidores de Jesús de corazón duro y mirada llena de desconfianza.

Un abrazo fraterno