Entradas

¿Qué ley llevas en el corazón? (Mc 7,1-13)

Fariseos. Nunca se extinguen. Duros en su juicio y débiles en su corazón. Aferrados a la ley, para no perderse. Ligeros en su autojustificación y extenuantes para su prójimo. Conocedores de la letra pero analfabetos de la misericordia. Son esos que se tragan mosquitos y cuelan camellos.

Yo también puedo serlo a veces. Porque la Ley me ofrece seguridad. Me permite decir esto sí y esto no. Es más fácil aplicar la ley que amar. Es más fácil dictar sentencia que arriesgarse en el perdón. Es más sencillo aplicar penas que escuchar, sentir las miserias del otro, hacerlas propias y exhortar a vivir según el Evangelio. ¡Justicia! Clamo a veces, como los fariseos. ¡Justicia, Señor!

Pero Jesús me invita a otra cosa. Me invita a algo más difícil pero, a la postre, más pleno, más verdadero, más radicalmente decisivo para que el Reino se vaya fraguando. ¿Lo conseguiremos? ¿Nos atreveremos?

Un abrazo fraterno – @scasanovam

El silencio de los fariseos (Mc 3,1-6)

Cómo le dolió a Jesús el silencio de los fariseos ante la pregunta que les lanzó: «¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?«. Cómo le duelen nuestros silencios también ante disyuntivas donde está en juego la persona.

El silencio de los fariseos, que se quedaron callados, refleja una dureza de corazón difícil de aceptar para Jesús. Es demasiada la distancia que les separa. Los fariseos, creyentes escrupulosos con el cumplimiento de la Ley, son incapaces de entender el Reino de Dios que se hace presente con el Maestro. La letra de la Ley está por encima del espíritu que la sustenta, algo que Jesús se esfuerza en cuestionar durante toda su vida.

Yo tengo también algo de fariseo, de cumplidor. Creo que parte de mi educación religiosa va por ahí y, pese a la formación y mi crecimiento, todavía me queda algo en la sangre. Cumplir da seguridad. Cumplir también me encorseta, me aleja de la felicidad y me hace vivir muchas veces la ley como un peso. Y lo que es peor, me hace «como Dios», soberbio. Porque en el fondo, el que se «esfuerza» en cumplir, lo hace porque piensa que así «se gana» el cielo, dejando la misericordia de Dios como un mero accesorio.

Ojalá, Señor, me ayudes a ser como tú, a vivir ligero de equipaje, con el único traje que tu amor, atento a las necesidades de mis hermanos y sin miedo a ver en la Ley, más que letra, espíritu.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Trolls creyentes (Lc 6,6-11)

Los hay. Existen. Son los trolls creyentes.

Son personas que se ponen furiosas con el bien se abre paso bajo formas y actitudes distintas a las suyas. Personas que dan por saco, que protestan, que enredan, que critican… y todo en el nombre de Dios.

Son los que destruyen sin importarles quién se queda por el camino. Son los que ven antes las tablas de la Ley que los corazones de los hombres y de las mujeres. Son los que dictan sentencia en un tribunal donde sólo se salvan ellos.

Cuidado con ellos. Son creyentes, pero no cristianos.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Es más fácil cumplir que seguir (Mt 19,16-22)

Esto es lo que experimentó aquel joven que se acercó a Jesús y que se marchó triste de vuelta, descubriéndose incapaz de dar un paso más.

Porque no es lo mismo cumplir que seguir. Es más fácil lo primero. Cumplir una serie de preceptos no es algo malo. Al contrario. Dios nos pide que cumplamos su Ley, claro que sí. No se trata de echar abajo la Ley. Pero este joven, cumplidor como el que más, se había pensado que el cumplimiento era el vehículo a su salvación. Y en este empeño, claro, no necesita a Cristo para nada.

Jesús viene a corregir su mentalidad. No es el cumplimiento lo que salva. Es el seguimiento a su persona, un seguimiento que, a la vez, es comunitario. Esa es la clave del Evangelio de hoy. No tanto lo de venderlo todo y dárselo a los pobres… Jesús no le pide que se haga pobre. Jesús le pide que le siga, pero sabe que cuántas más cosas y dinero… más excusas para no hacerlo.

Es bueno mirar hoy a nuestra vida y echar un vistazo a cómo afrontamos nosotros este asunto. ¿Somos cumplidores? ¿Pensamos en el cielo como un lugar al que yo llego si cumplo la ley y del que se me destierra si no cumplo? ¿Medimos el cumplimiento de los demás? ¿O tal vez nos centramos en Jesús, intentamos seguirle y dejamos que sea Él quién nos salve con su amor y misericordia? That’s the point.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Dios libera, no esclaviza (Mt 12,1-8)

Llevamos el cumplimiento de la Ley en nuestras venas. Al menos yo la lleva. La enseñanza religiosa hace unos años, tanto en casa como en el colegio o en la iglesia, se centraba en aprender los diez mandamientos, los mandamientos de nuestra madre Iglesia, las obras de misericordia… Ciertamente hoy nos hemos ido al otro extremo, porque casi nadie sabe nada. Pero el caso es que me cuesta ir más allá de la ley.

Creo en un Dios que, por activa y por pasiva, nos ha dicho que no quiere sacrificios, que quiere misericordia. Un Dios que ha venido a liberarnos y no a esclavizarnos. ¿Por qué la imagen de Dios y de su Iglesia sigue siendo, sobre todo entre los jóvenes, tan coercitiva? Parece que creer es, sencillamente, una lista de cosas que no puedes hacer, Algo hemos hecho mal.

La ley es una guía, un camino privilegiado que el mismo Dios nos ha enseñado. Y a la vez, la misericordia está por encima. Porque una ley sin misericordia es un auténtico fastidio. Así que cuidado con emitir juicios legalistas, cuidado con remitir a la ley sin piedad, cuidado con pensar que uno cumple mientras su corazón está lleno de rencor, odio, vicio…

Dios nos quiere libres, no esclavos.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Mosquitos, camellos y cómo desvirtuar el sentido de la Ley (Mt 23,23-26)

Siempre me ha interpelado mucho eso de «colar un mosquito y tragarse un camello». Una expresión muy adecuada para expresar lo terrible de perder el foco de la Ley, de desdibujar el sentido de la norma, de estropear y amargar la vida de las personas por poner el acento en aspectos poco relevantes.

Ser padre es un continuo aprendizaje de estas palabras de Jesús. A veces me doy cuenta de que cuelo mosquitos y trago camellos con mis hijos. También como esposo, con mi mujer. Exigencias, discusiones, tensiones… por detalles absolutamente insignificantes que yo doto de importancia desproporcionada porque, tal vez, en ellas, siento que se juega mi autoridad, mi poder, mi influencia, mi autoestima…

También como educador, como catequista, como pastoralista… me deshago tantas veces con los jóvenes por aspectos que no son los más relevantes… y no me gusto.

No quiero ser un guía ciego. Ni como padre, ni como maestro, ni como pastor, ni como testigo… Quiero parecerme más a Jesús, ser más justo, más misericordioso, menos intransigente, más comprensivo; sin perder de vista la exigencia de transitar el camino de la Verdad. ¡Ayúdame Señor! ¡Con tu ayuda lo conseguiré!

Un abrazo fraterno – @scasanovam

¿Por qué te quiero fiel en el matrimonio? (Mt 5,27-32)

Adulterio. Lo que se dice hoy «poner los cuernos» vamos. Pues oye, que a Jesús como que no le parece bien que eso suceda en el matrimonio. Va más allá. Jesús no se limita a apreciar lo incorrecto de un escarceo físico, de una relación sexual más o menos esporádica. Va más allá.

Ya hemos visto en estos días precedentes que para Jesús, lo importante de la Ley es su espíritu. En temas de matrimonio y fidelidad, pasa lo mismo. El adulterio está tipificado en la ley judía y, más de dos mil años después, sigue siendo la fidelidad una promesa matrimonial y un compromiso adquirido frente a tu pareja. Pero nos equivocaríamos si reducimos el adulterio a lo físico. Eso quiere decir Jesús. Lo importante es la grieta del barco. Lo importante es que dejas espacios abiertos en tu relación. Lo importante es que tu apuesta por la felicidad a través de una persona se resquebraja. Lo importante es que das la espalda al don de la fidelidad que Dios te ha regalado.

Jesús usa este ejemplo para volver a hablar de la Ley y de cómo Él va más allá. Y eso, aunque parezca que es quitar valor a las normas es justamente lo contrario, es tratar a las personas como adultas y confiar en que saben por qué hacen las cosas. ¿O no?

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Jesús y la ley. La ley y los hombres. (Mt 5,17-19)

La ley. Siempre la ley. Conflicto sobre conflicto. Coma sobre coma. Cumplimiento tras cumplimiento. Y aquí seguimos. Los que no ven más allá de la ley y los que no ven la ley misma. Polos opuestos que se encuentran en Jesús de Nazaret. Más de dos mil años después, seguimos en disputa.

Jesús habla hoy de dar plenitud a la ley y no dejarla como un checklist que nos sirva para saber qué cumplo y qué no. Si de un checklist se trata, no te esfuerces. Nos va a salir siempre a deber la cuenta. Es lo que no entienden algunos. Siempre nos sale a deber. Porque somos imperfectos, pecadores, débiles, frágiles… Empeñarse en poner delante de algunos la ley para demostrarles lo pecadores que son… nos lleva a situaciones surrealistas. La soberbia y la altanería, el orgullo y el desprecio que muestran muchos cuando hacen esto… quiebra de cuajo el mismo corazón de la ley.

El mismo Jesús no cumplió la ley judía en numerosas ocasiones, la ley de Moisés. Le trajo problemas, no hay más que ver el final. Y agarrándose a esto y a una falsa y pobre idea de misericordia, muchos hacen como si la doctrina y la ley fuera un conjuro de carnaval, un inventito que nada tiene que ver con Dios y su palabra. Y hacen lo que les da la gana, justificando cada acto suyo, vendiendo humo y dando a entender que es más verdadero y libre quien no está sujeto a norma. Falso.

Yo creo que se trata de mirar a Jesús. Y dar plenitud. Y priorizar a la persona. Y la misericordia. Y aprender el espíritu de la ley misma y descubrir el ansia de felicidad de Dios para todo hombre y mujer que la misma ley incluye. ¿Difícil? Sin duda. Aunque cuando uno entra en la espiral del amor… todo es más sencillo.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

La Ley sirve para amar mejor, no para cumplir mejor

Algo no hago bien o de algo no me he enterado cuando sigo viviendo parte de la Ley del Señor como una carga y no como un «descanso», como me dice hoy el Salmo. La Ley debería «alegrar el corazón» y si no es así, tal vez, es que no acabo de vivirla en plenitud, como nos planteó Jesús: desde el amor.

La Ley es un peso terrible cuando se vive simplemente como precepto, como «orden», como mandato, sin amor. Es una losa. Así se ha transmitido muchas veces. Puedo decir que así se me ha enseñado muchas veces.

Es verdad que cuando muchos matices los he comenzado a vivir desde el amor, la cosa ha cambiado. La mirada es otra y la manera de vivir, distinta. El foco no se pone en la letra de la Ley sino en el prójimo, en uno mismo y en Dios. No se trata de hacer esto o lo otro porque así se me manda sino de hacerlo porque amo. Si lo hacemos así, podremos recitar el Salmo 18  con ternura y convencimiento. Queda mucho por hacer y mucho por testimoniar lo felices que nos hace cumplir la voluntad de Dios.

Así sea.

Má allá del Imperio de la Ley

Percibo que hay personas que piensan que el cielo se lo van a ganar a golpe de cumplimiento de ley. Qué sorpresa se van a llevar… Jesús vino al mundo para enseñarnos otra cosa, para mostrarnos que el camino no era la Ley sino Él.

Jesús en el centro de toda mi actuación. ¿Qué diría Jesús aquí? ¿Cómo actuaría Jesús allá? ¿Qué haría Jesús ante esta afrenta? ¿Cómo reaccionaría Jesús ante esta acusación? ¿Qué priorizaría Jesús en esta situación? Preguntas que yo intento hacerme día a día para no olvidar que, al final, más allá de la letra de la Ley está la misericordia que nos vino a mostrar el Maestro.

No es fácil. Cumplir cada párrafo de la Ley lo es mucho más. La apuesta por Jesús es una apuesta arriesgada, generará suspicacias y malos entendidos muchas veces. Los puristas de la Ley atacarán… pero, al final, el mundo será un poquito mejor. El mundo, más que nunca, necesita la misericordia del Padre y necesita que haya personas dispuestas a ser sus portadores. Yo quiero ser uno de ellos. En breve comienza el Año Santo de la Misericordia… Mejor ocasión, imposible, ¿no?

Así sea