Entradas

Aprender a rezar – Domingo XVII TO Ciclo C

Estuve acompañando a niños de entre 5 y 12 años en su oración semanal en el oratorio del colegio. Es lo que los escolapios, siguiendo a nuestro Fundador, llamamos Oración Continua. Para mí fue todo un privilegio poder estar con ellos y acompañarlos en su incipiente experiencia orante.

He de decir que lo más importante cada día que me encontraba con ellos era no estorbar. No intentar que los niños vivieran mi propia experiencia de oración, no asumieran siempre mis formas, no acabar siendo yo el camino para acceder a Dios. No hablar demasiado, no pontificar, no moralizar, no intentar convertir en adulta una primera oración de niños, muchos de los cuales sin experiencia de oración en su casa.

Y que vieran a Dios como un papá amoroso que está siempre con ellos, que los ama, que los perdona, que los escucha, que los comprende y que los acepta como son. Un papá al que hay que contarle cómo estamos, al que hay que escuchar, que nos anima a portarnos bien con nuestros hermanos. En definitiva, intentar que esa hora de oración fuera una hora de intimidad agradable, alegre y confiada.

Creo que esa es la esencia del Padrenuestro que Jesús nos enseñó. Más que una serie de palabras, una manera de relacionarse con Dios. Un manera, por cierto, profundamente tierna e infantil.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

La barca y el mar. La oración y el miedo. (Mt 14,22-36)

El agua en la Biblia, para los judíos, no significaba lo mismo que para nosotros hoy. Lejos de ver en el agua del mar un lugar de reposo, de baño, de vacaciones, de playa y relax, de diversión… los judíos llenaban al mar con malos augurios, peligros, muerte. Por eso la escena de la barca y de Jesús tiene mucha más enjundia que contemplar un milagrito de un Jesús mago que camina sobre las olas.

Si nos fijamos en Jesús, la conclusión es clara: Él es aquel que es capaz de vencer a la muerte, de no caer en sus terribles y definitivos tentáculos. Él es quien vence al mal y a la oscuridad. Él es el Hijo de Dios, el Mesías esperado. Si nos fijamos en los apóstoles, pues vemos en ellos a todos nosotros. Vivimos en medio del mal y somos tentados por ella. El mal y el sufrimiento está presente en nuestras vidas y hacen temblar nuestros principios, nuestra fe y nuestra esperanza. Sólo cuando somos capaces de acudir a Jesús, encontramos la victoria definitiva sobre esa realidad oscura.

Me quedo con dos palabras, con dos detalles: ORACIÓN y MIEDO.

Jesús reza solo un buen rato. Él es Hijo de Dios y ese ser Hijo está sustentado por la relación estrecha, íntima y especial que Él tiene con su Padre. ¿Cómo vamos en la oración? ¿Tenemos esos 10-15 minutos diarios para crecer en nuestra relación de hijos con el Padre? ¿No hemos descubierto todavía que la oración es lo que nos da la fuerza de lanzarnos ahí afuera y no sucumbir a la fuerza de «vientos y mares»?

Y el miedo de Pedro, que es nuestro miedo. El miedo propio de aquel que, aún sabiendo quién es Jesús, le da demasiado poder al mal, como si hubiera alguna posibilidad de que ganara la partida. El miedo de perderlo todo. El miedo a arriesgarse por ir donde Jesús. Eso lo vivimos todos los miedos. ¿Cuántas cosas nos paraliza el miedo? ¿Cuántas cosas dejamos de hacer, en cuántos proyectos dejamos de implicarnos, cuántos riesgos dejamos de asumir por miedo a que, pese a ser de Dios, salgamos vencidos del envite?

Escena sugerente la de hoy. No la desperdicies.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Si fueras un árbol… ¿darías fruto? (Jn 15,1-8)

Cuando Rafaela Carrá hacía de presentadora en RTVE, yo sería adolescente, tenía un espacio donde se jugaba a adivinar un personaje a base de hacer preguntas del tipo «si fuera…». Un juego que requiere originalidad en la pregunta y una fina intuición y mayor conocimiento del personaje en el que responde. Hoy, leyendo el Evangelio, me acordé de este juego y me brotó el preguntarme a mí mismo: «si fueras un árbol… ¿darías fruto?».

Y es que el fruto, desde luego, de mi vida cristiana y comprometida no es mi propia felicidad. Sería un árbol muy egoísta. La felicidad no es más que la consecuencia de la generosa ofrenda de lo que soy para que los demás se alimenten. El peral no es feliz por ser peral sino porque sus peras son arrancadas de él para dar de comer a muchos. Si eso no fuera así, ¿qué diferenciaría al peral de un arbolucho medio quemado en el último incendio de la temporada veraniega?

Es verdad que estoy en mi lugar y que eso me agrada. Es verdad que el Señor me guía y que intento descubrir su voluntad y ponerla en práctica.  Pero si no hay un auténtico cambio en mi corazón, si no soy ofrenda para que otros se alimenten… ¿para qué? El peral de antes sabe lo que es desprenderse de parte de él para que el que lo necesite, coma. No es un simple estar sino que es también un perder. El fruto brota, se ofrece y se pierde.

Estoy convencido de que estoy empezando. El árbol lleva poco plantado y se está adecuando al clima. Necesito más oración, más comunidad, más Cristo. Estoy seguro que entonces los frutos serán más y mejores. De Dios depende. Y de mí. Porque si me conformo con lo que tengo y doy hoy… seré un arbolito más que para poco ha servido.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Oración sin muchas palabras (Mt 6,7-15)

Sin muchas palabras… pero con sentido. Esto último parece la letra pequeña de la frase que Jesús dirige a sus amigos hablándoles de la oración. Jesús sabe que la oración más usual es la de petición. Jesús sabe que cuando las cosas nos van bien no solemos rezar pero que cuando algo malo nos acecha… entonces nos acordamos de Dios.

No han cambiado muchas cosas. La gente reza cuando necesita algo. Se acuerda de Dios cuando se sabe criatura desatendida, en peligro, herida, sufriente… Y el Padre siempre está ahí. Eso es lo que viene a decirnos Jesús. Que Dios no está más o menos presente, ni cuida más o menos a sus hijos en función de si estos rezan 4 ó 5 avemarías o 4 ó 5 padrenuestros.

Jesús nos propone algo más de intimidad. Nos propone una oración que se parece más bien a un encuentro de pareja, juntos desde hace ya tiempo, que han visto madurar su amor. No tienen que repetirse cada 5 minutos que se quieren. Ya lo saben. Se lo han demostrado el uno al otro. Han pasado esa fase. Simplemente quieren estar juntos, descansar el uno en el otro. Saben cómo ha ido simplemente mirándose a los ojos y saben que un abrazo cura más que mil discursos.

No sé cómo es vuestra oración pero yo necesito más ratos de esos. Más ratos de parar y dedicarle cinco o diez minutos al Amor de mi vida. Simplemente para estar juntos, para sabernos cerca, para mirarnos a los ojos. Una oración sencilla, silenciosa, madura y llena de amor. Esas oraciones…

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Una oración para terminar el curso

Hoy hemos terminado la Oración Continua de este curso con Infantil y con 1º de Primaria. Ha sido una oración bonita donde hemos intentado poner delante de Jesús lo mejor del año y los sentimientos de alegría que hemos ido compartiendo todos estos meses a su lado.

  • Como cada día, los niños entraron al oratorio de uno en uno e hicieron un saludo delante del sagrario, antes de sentarse. La música estaba sonando y, en este caso, tras la festividad de Pentecostés, la letra de la canción nos invitaba a ello. Podéis encontrarla en este enlace. Entrar con alegría al lugar donde se van a encontrar con Jesús y con el Espíritu me parece fundamental.
  • Les di la bienvenida y, como siempre, dedicamos unos minutos a compartir la vida de la última semana. Algunos tuvieron Primeras Comuniones, otros hicieron planes con sus planes, otro se hizo una herida. Poner la vida delante de Jesús y compartirla es parte ya de un hacer presente a Jesús en la vida de cada uno. En la comunidad que comparte y escucha, que acoge y cuida al otro, se hace presente Jesús.
  • Luego les pedí que nos pusiéramos los espejos retrovisores. Hicimos un pequeño juego para ello. La idea era mirar atrás y recordar lo vivido en la Oración Continua este pasado curso. Sesiones, momentos, aprendizajes, sentimientos… Les dejé unos minutos en silencio para recordar y luego les repartí papel y lápiz para que cada uno escribiera o dibujara lo que más le había gustado del año. Con eso, daríamos luego gracias al Señor. Y ahí estuvieron unos minutos.
  • Cuando todos lo tuvieron listo, hicimos silencio y nos dispusimos a escuchar la acción de gracias de cada uno. Unos dieron gracias por lo que habían aprendido de Jesús, otros por las canciones que habíamos cantado, otros por el día que usamos PlayMobil para rezar, otros por la ofrenda floral a María en este mes de mayo, otros por el día que utilizamos el agua como símbolo… y así fueron pasando de uno en uno.
  • Yo di gracias también por ellos. Por haber podido compartir esos meses con ellos la oración de cada semana. Y quise despedirme dándoles un abrazo a cada uno. Un abrazo que significa mucho, entre otras cosas la acogida de un Dios que les quiere y les mima.
  • Terminamos con el canto del río que tanto les gusta y rezando el «A tu amparo» a María.

Ojalá el Señor haga crecer en ellos los frutos que este año se han plantado en sus corazones, para que sean felices y buenos con el mundo que les rodea.

Un abrazo fraterno