Entradas

Dios, pódiums y los JJOO (Mateo 20, 1-16a)

Los primeros, los segundos, los terceros… el pódium, las menciones honoríficas, los que se quedan sin nada y el último. Estamos tan acostumbrados a la competición deportiva, a los JJOO, a los mundiales… tan acostumbrados a que todo lo que no sea medalla, sea fracaso… que lo de Dios nos parece de locos. ¡De locos! ¿Pero qué se cree Dios? ¿Se le ha ido la cabeza? 

Nuestra vida de cristianos es una carrera, una prueba. Uno tiene que entrenarse, ejercitarse, mantenerse en forma constantemente, regular su alimentación, sus horarios, sus costumbres… No competimos contra otros sino más bien contra nosotros mismos y contra el mal que puede anidar en nuestros corazones. Combatimos contra la soberbia, contra la pereza, contra la desconfianza y la tristeza del alma, contra la tentación de alejarnos de Dios poco a poco, contra el dejarnos llevar, el todo vale, el ya da igual, el no es para tanto, el no es tan importante… Somos los deportistas de Cristo y sabemos lo que son las pruebas de fondo. No estamos llamados tanto a batir el récord de los 100 metros como a aguantar un maratón, unos 5000, unos 3000 con obstáculos…

PODIUM

Lo curioso es que Dios no entiende de pódiums ni de menciones honoríficas. Se la trae al pairo quién llega de primero y quién llega de último, quién ha empezado antes su carrera deportiva y quién la ha empezado después. El premio final es el mismo para todos. Parafraseando a mi hijo mayor: «Eso es injusto papá»… Esa es la reacción de los que llevan más tiempo. Yo me considero de estos. Esa reacción es fácil y hasta lógica, tentadoramente llena de argumentos; argumentos que Dios resquebraja al instante. He de decir que siendo padre de tres hijos estoy más cerca de entender al Padre que antes. La lógica del amor y la paternidad no se fundamenta en argumentos de justicia lógica, seca, adusta, cortante. La justicia del Padre se fundamenta en el amor y en la gracia. Nada hay por encima de eso.

¿Os imagináis unos JJOO con esta lógica? Serían curiosos pero también ciertamente bonitos… y ¿por qué no? justos con el esfuerzo, el ejemplo y la valentía de todos los que participan. Yo, que en el fondo nunca he sido primero en nada, me alegro de esta vara de medir del Padre…

Un abrazo fraterno

Reza como hijo y te responderá tu Padre (Mateo 6, 7-15)

Vamos a rezar.

Así terminan muchas de las noches en la habitación de los niños. Rezando. A veces con ellos, a veces ellos solos. A veces con una oración «hecha», a veces dando gracias, a veces pidiendo o acordándonos de alguien que necesita que nos acordemos de él o ella en la oración… Enseñar a rezar es parte fundamental de la educación cristiana que pretendemos, mi mujer y yo, transmitir a los niños.niños rezando1 (4)

Hoy el Evangelio nos recuerda cómo nos enseñó a rezar Jesús. Y de ese modo de rezar hemos hecho casi una oración intocable. Y está bien. Hay oraciones tradicionales que dicen tanto y tan bien. Hay oraciones que ha rezado la Iglesia desde siglos atrás, o que están dirigidas a momentos o situaciones muy concretas… y que no se pueden perder.

Y luego está la manera en la que uno se dirige al Padre de manera espontánea. Esa manera en la que uno se acurruca en sus brazos y habla con Él. A veces en el más lleno de los silencios, a veces a gritos, emocionado… A veces mirando la cruz, otras veces al sagrario, otras veces a una estampa, a una imagen… Otras veces a mi me brota la oración viendo a mis hijos, a mi esposa…

El caso es que la oración es alimento para el alma. Y Jesús nos enseñó a no mirar a Dios como si fuera una divinidad romana o griega, alejado del mundo y de los hombres. Jesús nos enseñó a mirarlo como Padre amoroso. Y esto lo cambia todo.

A mi, particularmente, me gustaría rezar más y mejor. El Señor lo sabe… y sonríe, esperando… ¡Besos Padre!

Un abrazo fraterno

La semilla germina y va creciendo (Marcos 4,26-34)

Una de las mayores preocupaciones que puedo tener como padre es la duda de que todo lo que les quiero transmitir a mis hijos, todo lo que les quiero enseñar, todo lo que quiero que sepan de Dios y de su Iglesia, todo lo que quiero que sepan del mundo, de las personas, de la familia, de la sexualidad, del trabajo, de los sueños… llegue a dar fruto.Uno tiene miedo a equivocarse, a adelantar lo que debería esperar y a postergar lo que se debería ya enseñar. Uno tiene miedo de repetir errores o de errar por quererlo hacer diferente.

Y hoy llega esta Palabra a casa y me sosiega. La semilla germina y va creciendo sin que el sembrador sepa cómo. Confío en que Dios haga su trabajo y en que mis hijos hagan bien el suyo. Yo, mientras, sólo puedo sembrar. Como sé. Desde lo que soy. Con amor. Sin tapujos. Sin mentiras. Y poco más. No se puede llegar a más. Cometeré errores y tendré aciertos. Pero siempre dispuesto a mojarme, a jugármela, a sufrir… En términos futbolísticos… no voy a dejar de tirar el penalti por miedo a fallarlo. Que el Señor me ayude.

Un abrazo fraterno

Padre de huérfanos (Sal 67)

No soy un apasionado de los salmos pero de vez en cuando me sorprenden y me conmueven tocando lo más hondo de mi ser. El salmo de hoy, su primera parte, es una de estas sorpresas. Creo que en sus palabras se esconde la más bella y verdadera descripción del Dios en el que creo, del Dios cristiano. Son palabras que me han tocado el corazón. Un padre para el huérfapapaitono, una compañía para la viuda, para el que está solo, la libertad para el preso… lluvia abundante para los que están atribulados… es hermosísimo. Un Dios que fundamenta su ser en el otro, en la persona, en su necesidad… que acoge amorosamente y descubre nuestras necesidades más básicas. Un Dios que abraza, que toca, que calienta, que susurra, que mira, que moja, que anima, que vivifica, que acompaña…

Si somos testimonio de ese Dios, seremos buena noticia. Si somos testimonio de otras cosas… ya no lo sé.

Un abrazo fraterno

Eran pescadores (Mc 1, 14-20)

Se han terminado las fiestas y aquí estoy de nuevo tras un largo descanso celebrativo. En vacaciones no me veo capaz de escribir. Desconecto hasta de ésto, que no de Dios. El tiempo con mis hijos, mi mujer, mi familia… los villancicos cantados, el pesebre preparado, los paseos dados, las caricias, los gestos, las miradas… son oración, son palabras de Dios también. Pero hoy ya he vuelto a trabajar y en la comunidad estábamos todos. Y, para empezar, este texto de Marcos.

Eran pescadores. Por eso estaban liados con sus redes y sus aparejos de hombres de mar. Por eso estaban a la orilla del lago y no en otro lugar. Tenían clara su tarea, tenían claro lo que eran, tenían claro qué se esperaba de ellos en aquel momento. Y Jesús los fue a buscar allí. Los encontró en su trabajo. En su quehacer. En donde «eran». Y los llamó a ser otra cosa, lo que no invalida lo que ya eran.

Posiblemente estoy llamado a algo más. Pero parece que hoy la Palabra me recuerda que Jesús va a venir a llamarme en el lugar donde «soy» hoy: hoy soy trabajador, estudiante, marido, padre y hermano. Y tengo que estar en mi casa y en mi oficina. Y en mi comunidad. Esos son mis lagos. Y tengo que estar entre apuntes, ordenadores y juguetes. Esos son mis aparejos. No hay otra puerta hoy. Yo sé lo que soy HOY. No tengo ni idea a lo que se me puede llamar más. Vamos a centrarnos pues en el lago, en nuestras cositas… y así Jesús sabrá dónde encontrarme.

Un abrazo fraterno

Padre (Lc 11, 1-4)

Es la primera palabra que utiliza Jesús en su intento por enseñar a sus discípulos cómo orar. Y, posiblemente, sea la palabra clave no sólo del contenido de lo que se dice sino de la actitud con la que uno debe disponerse a orar.

«Padre» le quita a la oración el peso del encorsetamiento y, por contra, le inyecta una naturalidad y cercanía que le permite a uno orar más veces de las que se piensa. Orar es hablar con tu padre. Ni más ni menos. Contarle y escucharle.

Esa es la manera en la que Jesús responde a aquellos que piensan que hay una manera de hacer para todo. Gracias PADRE por revelar esto a los sencillos…

Un abrazo fraterno