Entradas

Se necesitan buenos arquitectos (Mt 7,21.24-27)

Que la roca es más resistente que la arena es algo obvio. Aún así, hay gente que construye sobre arena. Por eso se necesitan buenos arquitectos, porque sino se nos cae el chiringuito.

Creo que es fácil extraer lo que supone para un estudiante construir sobre roca: estudiar día a día, trabajar con regularidad, practicar el esfuerzo, ejercitar su mente, etc. Para un profesor supongo que es formarse permanentemente, ser respetuoso siempre con las personas que tiene delante, mejorar en sus materias, escuchar a sus alumnos, compartir con sus compañeros… Y para un fontanero será… y para un frutero… y para un médico… Podríamos seguir.

Yo intento llevarlo a mi vida hoy y traducir eso a una pregunta: ¿Sobre qué está construida mi vida? ¿Han llegado ya vientos y mareas y huracanes? ¿O todavía sólo he sufrido pequeños embites? Pues creo que sobre arena no está construida Señor. No es soberbia ni confianza excesiva en mí mismo. Es simplemente ser consciente de lo que me enseñaron, de los valores que han arraigado en mí, de las decisiones tomadas, de mi camino de fe, etc. Tampoco mi matrimonio está construido sobre arena. Ni mi paternidad. Y eso no significa estar exento de problemas. Precisamente por eso, tal vez. Porque la roca no sólo está sino que se hace, se asienta, se pule, para que todo el edificio vital siga subiendo hacia arriba. Tal vez evitar problemas, complicaciones, sufrimientos, dificultades… sea precisamente construir sobre arena.

En el ámbito político también necesitamos buenos arquitectos, que asienten el entramado social en la búsqueda del bien común, en su compromiso por la justicia, en la fidelidad a lo que nos define como sociedad. Y aquí andamos también flirteando con el cortoplacismo y la popularidad.

Ayúdanos Padre. Ayúdanos a construir y elegir el mejor asentamiento. De eso depende un futuro feliz.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

La mejor herencia para mis hijos (Mateo 10, 28-33)

P3240048
Tal vez es la mejor herencia que le puedo dejar a mis hijos:

NO TENGÁIS MIEDO. EL SEÑOR ES NUESTRA ROCA Y NUESTRO BALUARTE

Un abrazo fraterno

 

La buena voluntad no cambia el mundo (Mateo 7, 21-29)

En mi comunidad tenemos una costumbre muy buena: cada seis meses, revisamos lo que ha ido saliendo en las oraciones de cada semana y que, en su momento, alguien se encargó de apuntar en un cuaderno. ¿Por qué? Porque de nada vale escuchar si luego no se pone en práctica. De nada vale descubrir un miércoles en una oración que el Señor me dice, que el Señor me llama a, que el Señor me interpela… y luego, seis meses después, estar en el mismo sitio, haciendo las mismas cosas de siempre, con los mismos parámetros  y sin haber movido un ápice mi corazón, mi pensamiento, mi actitud, mis compromisos, mi dedicación, mi dinero… ¡Lo que sea!

No se trata de escuchar sino de poner en prácticacasa

También pienso esto cuando leo y oigo algunos hablando del Papa Francisco… Que si es muy majo, que si es muy cercano, que si mira cómo se ríe, que si mira cuánta gente va a escucharlo… O en las JMJ… ¡Cuántos jóvenes van a la JMJ! Sí, perfecto. Pero HAY QUE PONER EN PRÁCTICA. ¿Estamos dispuestos a cambiar nuestra vida tras escuchar la Palabra de Jesús, la palabra del Papa, la homilía de mi párroco…? Si no es así, nada hacemos. Y tener voluntad no llega. Hay que ejecutar el cambio. ¡Acción! No sirve la buena voluntad, ni el deseo, ni las intenciones.

Hay muchas cosas y muchos aspectos que yo todavía no he puesto en práctica. Pido fuerza para ello, valentía. Pero también reconozco en mi vida mucha acción, mucho camino realizado, mucho precipicio saltado, mucho puente cruzado… Y doy gracias a Dios por ello.

Más vale poner en práctica lo que nos enseña el Maestro porque sino, el día menos pensado, soplarán los vientos y la casa se vendrá abajo.

Un abrazo fraterno

La casa sobre roca (Mateo 7, 21. 24-27)

Mi hijo más pequeño, Juan, tiene 2 años recién cumplidos y acaba de descubrir en youtube el corto de Disney de “Los tres cerditos”. ¡Le encanta! Y hoy, leyendo el Evangelio, me ha venido a la mente. En el fondo acabo de descubrir que ese corto es tremendamente evangélico :-).los tres cerditos cochinitos disney 1933 4

La historia cuenta cómo tres cerditos, tras independizarse, optan por tres maneras distintas de construirse una casa. Dos ellos, despreocupados, alocados, vividores, vaguetes y de poca madurez, deciden construirse casas de paja y de madera. El tercero, por contra, opta por el camino difícil, por la puerta estrecha: renuncia al ocio, renuncia a la diversión, trabaja a destajo en una casa de ladrillo, fuerte, segura, consistente…

El lobo siempre acaba por aparecer y de un soplido deja a los dos primeros sin casa, desguarnecidos, atemorizados… En cambio, no puede con el tercero que, además, sirve de cobijo para sus hermanos.

El Evangelio de hoy nos habla de todo esto: de construir una casa. Nos invita a ser el tercer cerdito y nos da la clave: escuchar la Palabra de Dios y ponerla en práctica; en definitiva, cumplir la voluntad de Dios. Si no lo hacemos, si sobrevolamos la fe, si nuestros hechos no acaban de corresponderse con lo escuchado, si decidimos ir por la puerta ancha… LA CASA SE DERRUMBARÁ. El lobo siempre acaba por aparecer… y es poderoso.

En este Adviento, empecemos a poner buenos cimientos…

Un abrazo fraterno

Yo te amo, Señor (Salmo 17)

Preciosas las lecturas de hoy. Desde la primera hasta el Evangelio maravilloso en el que Jesús me muestra el camino más corto y más verdadero para amar a Dios: el prójimo.

Pero el Salmo de hoy me resuena, me resuena y me resuena. Tal vez porque hoy, justo hoy, me sirve de reafirmación de muchas cosas. Tal vez porque hoy, justo hoy, necesite esa roca, ese alcázar, ese escudo protector, esa fuerza salvadora.

Él es mi roca (Sal 61)

Parece que a estas alturas de septiembre, igual que si del 31 de diciembre se tratara, uno tiende a hacer balance del final del “año escolar”, del verano vivido y se planteara este nuevo curso que se asoma con energías renovadas, nuevos retos y jugosas oportunidades que no se pueden desaprovechar. En mi caso el balance del verano es tremendamente positivo aunque también bastante agotador. Viajes, desplazamientos, niños, parques, etc. le dejan a uno exhausto; “jodido pero contento” como decía el otro.casa_sobre_roca

Al llegar a la Palabra de hoy me encuentro con una Palabra que también se apunta a esto de empezar el curso y que viene a recordarme desde dónde debo vivir lo que se me viene por delante. Construir la casa sobre roca es jugar la partida con seguridad. No es que todo lo que deseo se va a cumplir sino más bien que todo lo que vaya a hacer esté fundamento, discernido, elegido ydeseado desde la perspectiva del Reino. Y, además, me recuerda que pese a mis relaciones afectivas, a mis hijos, a mi mujer, a mi comunidad, a mi trabajo… Él es lo que permanece siempre, lo intransferible, lo invariable, lo inmutable. Pase lo que pase y venga lo que venga, Él es mi roca, la que me sostiene, la que me eleva, la que me abriga en caso de tormenta, la que me hace fuerte.

Feliz nuevo curso escolar a todos.

Un abrazo fraterno

Bendito el Señor, mi roca (Sal 143)

roca1.jpgEs una de las imágenes de Dios que más me gusta, una de las denominaciones preferidas, de las metáforas que degusto con más placer: mi roca.

En Dios me hago fuerte. Lo digo porque soy débil solo. Me descubrí débil hace tiempo y creo que fue una de las cosas que más cambió mi vida, mi fe, mi yo. Saber que soy débil ha hecho afianzar en mi la seguridad de que sólo en Dios me hago fuerte. Sólo cuando dirijo hacia Él mi mirada, cuando me pongo en sus manos, cuando me dejo acoger bajo sus manos en la cruz… sólo ahí soy fuerte. ¡Bendito Tú, Señor, mi roca!

Los vientos de la vida son fuertes. Tal vez me erosionan y me reconfiguran pero no pueden conmigo. La roca hecha de amor de Dios pesa demasiado. Cada vez más. Cuando llegan los miedos, las dudas… cuando se reabren las heridas… la roca permanece, sobria, sencilla, desgastada pero firme.

¡Bendito el Señor, mi roca!

Un abrazo fraterno 

El Señor es la roca (Is 26, 1-6)

No consiste en rezar mucho sino en tener a Dios como centro de discernimiento familiar. Toda decisión, toda motivación, toda acción orientada a lo que pensamos y creemos es su voluntad. Es construir sobre roca.

Porque vienen vientos y lluvias. Porque cada etapa trae alegrías y dificultades. Porque ser padre es complicado. Porque la convivencia a veces es difícil. Porque los trabajos hay días que son insoportables. Porque no siempre uno está contento con uno mismo. Porque hay cosas que parece que nunca van a salir. Porque la casa se mueve. Sí, se mueve. Y se moverá. Y no hay que asustarse. Es la vida. Lo importante son los cimientos. Nosotros creemos irlos construyendo de buen material. Y por ahora nos va bien…

Un abrazo fraterno