Entradas

El desierto, ese lugar donde la fe renace (Os 2, 16b.17b.21-22)

Si no has leído la historia del profeta Oseas, es el momento. Un matrimonio como signo del amor de Dios a su pueblo. El desierto como lugar donde el amor rebrota, donde la fe renace.

Personalmente, siento que he sido llevado al desierto. ¡Hay tantas cosas que no veo con claridad! ¡Me siento, ahora mismo, un evangelizador seco y cansado! Pocas luces, pocas certezas, pocos frutos, muchos susurros, poca compañía, bastante soledad en algunos planteamientos… una sensación no agradable, vamos. Siento hambre y sed del Dios vivo y resucitado que enarbole la esperanza y haga que, de nuevo, mi corazón enardezca y arrastre.

No es un lugar al que me haya retirado por propia voluntad. Al contrario, recibo hoy la Palabra de Dios que me recuerda que es Dios quién elige el desierto muchas veces como lugar para reconstruir un amor desgastado por el tiempo y los infortunios y sinsabores de la misión. Es aquí donde Dios vuelve a proclamar todas sus promesas y donde se da a conocer con mayor fuerza. Eso espero. Anhelo que llegue de nuevo la pasión.

Señor, aquí estoy, transitando entre arena y sol. Voy cabizbajo y vacilante, desanimado por momentos, incrédulo de vez en cuando; pero todavía confiado y esperanzado en que Tú sabes más que yo, en que Tú, mi Señor, me has traído hasta aquí para darme vida nueva. Así sea.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Reconocer (Lc 19,41-44)

Nos atrincheramos en nuestros prejuicios.
Nos atrincheramos en nuestros complejos.
Nos atrincheramos en nuestros fracasos.
Nos atrincheramos en nuestros planes y sueños.

Nos atrincheramos en nuestras prisas y urgencias.
Nos atrincheramos en nuestras verdades a medias.
Nos atrincheramos en nuestros selfies vacíos.
Nos atrincheramos sintiendo que el otro nos asedia.

Y no reconocemos tu rostro.
Y no reconocemos la belleza que nos rodea.
Y miramos, buscando,
lo que de verdad deja huella.
Y anhelamos, y pedimos, y esperamos.
Suplicamos en la noche,
despertamos con reproches.

Reconocer, Señor. Eso nos falta.
Reconocer lo que somos. Reconocer quién eres, dónde habitas.
Reconocerte. De eso se trata.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Rico pero sediento (Lc 19,1-10)

El dinero ayuda, sí. Muchos dicen eso para no descartar lo importante que es tener cubiertas las necesidades básicas. Ayuda, sin duda. Pero el dinero no genera felicidad en sí mismo. La felicidad llega por otros caminos.

No sé si has sentido alguna vez esa sed que te revuelve por dentro. Es la sed del corazón. Puedes tenerlo todo, puedes estar rodeado de buena gente, puedes tener un magnífico trabajo. Aún así no estás bien. Es la sed que brota de dentro, del rincón de uno que aspira a la eternidad.

Zaqueo tenía esa sed. Ese algo que le recordaba cada día, al levantarse, que, pese a su vida acomodada, le faltaba algo. Buscó a Jesús. Lo encontró. Y su corazón, al fin, pudo descansar.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Dios acaba con la sequía (Sal 64,10.11.12-13)

Qué precioso es el salmo de hoy…

Tú cuidas de la tierra, 
la riegas y la enriqueces sin medida; 
la acequia de Dios va llena de agua, 
preparas los trigales.

Riegas los surcos, 
igualas los terrenos, 
tu llovizna los deja mullidos, 
bendices sus brotes.

En estos tiempos de subida de temperaturas, de cambio de paisajes y ecosistemas, de luchas por el agua en muchos rincones del planeta, de embalses vacíos, de secarrales, desiertos y deforestación; es una palabra refrescante la que hoy escuchamos, una imagen preciosa de que cómo el Señor nos cuida, nos enriquece, nos riega y deja nuestro corazón bien mullidito para que de él broten las más espectaculares y hermosas plantas, hierbas, flores.

Cuando Dios deja de estar presente en nuestras vidas, el calor aprieta y el mismo sol con el que disfrutábamos empieza a cansar, a agobiar y a quemar en exceso. La sed aprieta. La piel se reseca y oscurece. El pecho se oprime y se ahoga. El ambiente se carga y la polución de queda. Llega de Dios y con él trae vientos de cambios que limpian el cielo, la humedad que suave vuelve a empapar cada poro de tu ser. La temperatura baja. El entorno se refresca y su acción sobre tu vida es similar al trago de agua cuando la boca ya no puede ni tragar.

Hay imágenes que no necesitan más explicación porque también la poesía, y en buena manera lo hace, habla de Dios.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Un Sagrado Corazón que habite nuestro corazón (Ef 3,8-12.14-19)

«Que Cristo habite por la fe en vuestros corazones,
que el amor sea vuestra raíz y vuestro cimiento;
y así, con todos los santos, lograréis abarcar lo ancho, lo largo, lo alto y lo profundo,
comprendiendo lo que trasciende toda filosofía:
el amor cristiano.»

En la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, San Pablo lo dice tan bien y tan bonito que oye, ¿quién puede poner una palabra más a lo dicho.

Que Cristo nos habite, que encuentre un hogar en nuestro corazón y se quede. No encontrará un corazón perfecto ni pulcro. A él no le importa. Sólo quiere un corazón abierto, tierno, pobre pero sediento; un corazón con ganas de ser rebosado por su amor, con ganas de ser sanado, curado y amado.

El amor como raíz y cimiento. Amor cristiano que brota de Cristo y lleva a Cristo, que da la vida, que no mide, que derrocha, que convierte, que hace milagros, que habla de Dios, que prioriza la persona sobre la norma, que perdona todo, que acoja a todos.

Que el Sagrado Corazón de Jesús nos conmueva y haga a nuestro corazón parecerse más al suyo.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

¿Es Dios un desconocido? (Hch 17,15.22–18,1)

¡Qué grande este Pablo! Es un animal evangelizador. Qué envidia. Pasearse por Atenas, ver la estatua al dios desconocido y percibir en ella la sed del pueblo ateniense, la sed espiritual. Ver la oportunidad. No hacer juicios. No comparar con otros pueblos o lugares o épocas. Y anunciar a Jesús.

Parece que esta historia es de otro tiempo, pero creo profundamente que hay sed en la sociedad de hoy. Sed de amor. Sed de compañía. Sed de seguridad. Sed de silencio. Y de trascendencia. Pero nos equivocamos de dioses. Igual que los atenienses, le estamos poniendo a velas a muchos dioses desconocidos, a dioses creados por nosotros, a los que idolatramos y veneramos y que, sin embargo, no tocan nuestro corazón. ¿Y Cristo? ¿Es un desconocido en nuestra sociedad? Pues en buena parte sí. Tal vez porque muchos hayan cerrado sus oídos. Tal vez porque otros nos hemos predicado más a nosotros mismos que a Él. El caso es que la buena noticia de Cristo es una absoluta desconocida en el «prime time» social de hoy.

Como Pablo, debemos ver la oportunidad. Sin juicios. Sin comparaciones. Sin nostalgias de tiempos pasados y no necesariamente mejores. Es muy cansando hablar de lo poco que saben hoy los niños de Jesús, de lo poco que saben sus familias, de los pocos que van a misa, de … y así pasamos la tarde.

¿Es Cristo un Dios desconocido? ¿A qué estamos esperando pues para anunciarlo? Allí donde la gente está. En el tiempo en el que la gente mira. Con palabras que la gente entienda. Y con el testimonio de una vida que rezume a Él.

Un abrazo fraterno

Aguardamos con perseverancia (Rm 8,18-25)

No es bueno tener todo. No es sano no necesitar nada. No es bueno porque anula la esperanza. Y hablo de lo material y de lo espiritual. La ausencia de necesidad, la ausencia de imperfección, la ausencia de sed… aleja de Dios. Gracias Padre por no tener de todo, gracias por sentirme imperfecto, por saberme necesitado de tu abrazo y comprensión, de tu perdón… Gracias por mantener viva en mi la inquietud y la capacidad de sorpresa.

Un abrazo fraterno