Tengo fe, pero dudo (Mc 9, 14-29)

Esta afirmación del padre del niño epiléptico del Evangelio de hoy creo que refleja una actitud, una realidad… que sigue estando presente en muchos de los creyentes que conozco, incluido yo mismo. Es tan sincera, tan franca, tan honesta… que me encanta.

A veces da la sensación de que la duda es algo negativo. Alguien que duda parece alguien no seguro de sí mismo, incapaz de tomar la vida en sus manos y de dirigir su camino tomando las decisiones adecuadas. Tal vez el problema no esté en la duda sino en la actitud que se toma frente a ella. La duda puede ser sana o insana, puede dar un empujón hacia adelate o clavarte los pies en el suelo, puede ser generadora de preguntas e inquietudes o puede adormecer toda lucidez.

Las situaciones de mi vida que recuerdo con dudas, incluidas las presentes, traen una buena dosis de miedo detrás. Tampoco es malo. Lo malo es dejarse inmovilizar. Y creo que es el miedo el que inmoviliza, no la duda en sí. Muchas veces he dudado de las decisiones tomadas, de las posibilidades a elegir, de elegir una oferta de trabajo, de dejar Coruña y venir a Madrid, de descubrir lo que Dios me pedía… y aquí sigo… con fe y con dudas.

Un abrazo fraterno

2 comentarios
  1. Jorge Luis Méndez
    Jorge Luis Méndez Dice:

    Estaba en busca de palabra de Dios, derrepente entre acá, y el gusto es el poder encontrar a alguien que pone ese talento que el Señor le ha entregado, sabe que me hizo que siguiera leyendo… eso que dice; comparto lo que soy, lo que creo. Comparto mi luz y mis oscuridades. no tengo mas… para mi eso basto, ya que es algo sincero que ahora no muy se encuentra, la mayoría de personas únicamente tratan de sacarle provecho a las cosas y es allí donde caemos en lo incorrecto, le animo a que siga adelante, ayudando a las personas que aun cargan consigo esa venda que no les deja ver todo lo hermoso que hay para cada uno y que no existen las casualidades si no el propósito de Dios… que el amor de Dios reine en su corazón y le prospere para seguir adelante en el trabajo que él le encomendó… muchas bendiciones para la familia.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.