Tesoros (Mt 6,19-23)

Mira bien cuáles son tus tesoros. Mira bien a qué le das valor. Mira bien qué no estás dispuesto a perder. Mira bien por qué o quién te estás jugando la vida. Mira bien si tu corazón tiene precio.

Los tesoros siempre han sido los grandes protagonistas de las películas de aventuras. Tesoros escondidos en una playa, en la cámara secreta de una pirámide, en las tumbas templarias bajo el altar de alguna antigua iglesia… Un tesoro siempre ha sido algo valioso por lo que muchos recorrieron mares, océanos, desiertos… Algo que valía la pena encontrar y por lo que muchos leyeron, lo dejaron todo e hipotecaron su vida. Un tesoro es aquello que justifica una existencia única.

Miro a mi vida y me hago exactamente estas preguntas: ¿por qué o quién estoy dejando todo lo demás e hipotecando una vida? ¿Qué es tan valioso para mí, por lo que vale la pena dar tiempo, energías y sueños? ¿Qué es tan importante que cambio todo por ello?

Y ahí descubro mi vocación de maestro. Y ahí descubro a mi familia. Y ahí descubro a las Escuelas Pías. Y ahí descubro a Jesús. Y poco más. Abro el cofre y veo sus caras, palpo sus rostros y huelo el inconfundible aroma a eternidad que destila todo lo que vale la pena para un corazón.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *