Tu casa… el lugar donde te hacen menos caso (Mt 13,54-58)

Que sí, que en tu casa es donde menos caso te hacen. Los tuyos. Esos que te vieron crecer, que te conocen y que, sin duda te quieren. Tu familia, la institución en la que has crecido y llevas media vida, la parroquia en la que estás desde que naciste… Lo que se dice «tu casa» en sentido amplio.

Es desgarrador comprobar que aquellos que debieran tener una mirada real hace ti, son precisamente los que desconfían. Desgarra y hace daño. Jesús debió salir desgarrado de su pueblo, al que debió volver con ilusión de predicar el Reino como en otros lugares de Galilea. Debió salir dolido, mucho. Me lo imagino porque de una manera u otra, también lo he sentido. Seguro que tú también.

Y no hay mucho que hacer. Sólo se puede seguir camino y pensar… «qué pena que justamente sean ellos los que se lo pierdan…». Qué pena. Toca seguir camino. Donde hay prejuicio, donde no hay fe, no hay milagro.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *