Un sólo sitio, varias experiencias

El próximo lunes arranca una nueva etapa en la historia de este blog que, sin darse uno ni cuenta, tiene ya unos cuantos años. La idea que tengo es centralizar aquí mi reflexión en torno a tres grandes categorías, que son las que podéis encontrar en el menú principal.

ORACIÓN – El plan es compartir aquí mi oración diaria, unas breves líneas suscitadas tras la lectura reposada de la Palabra del día, sin más objetivo que abrir mi corazón y compartirlo, sin querer enseñar, adoctrinar ni catequizar.

IMISIÓN – Es mucha la reflexión ya compartida sobre la red, las redes sociales, y su incidencia en las personas y en nuestro modo de vivir. Aquí pretendo compartir mis reflexiones al respecto, gracias a la experiencia acumulada en estos últimos años, formando parte del staff de iMisión.

COMUNIDAD MIXTA EN SALAMANCA – La vida, personal y familiar, nos da un vuelco a partir de septiembre. En realidad nos lo ha dado ya. Aquí quiero ir compartiendo la vida de esta nueva comunidad escolapia mixta, religiosos y laicos, entregada a la misión en la presencia de Salamanca, donde vamos a vivir a partir del 25 de agosto. Una ventanita abierta que permitirá acercarse a la vida diaria de esta comunidad recién nacida.

Ojalá pueda sostener el proyecto como me propongo. Os necesito. Espero comentarios.

Un abrazo fraterno

Cerrado por vacaciones

Dios en los niños.

Dios en la playa.

Dios en el descanso.

Dios en la naturaleza.

Dios en los hobbies.

Dios en la oración y en la Palabra.

VOLVEMOS EN SEPTIEMBRE

15 personas muertas en Ceuta… ¡NUNCA MÁS! #seamosclaros

Estaba a punto de empezar a escribir el post desde el Salmo de hoy, a punto de escribir sobre mis preocupaciones y mis consuelos, y me sentí tan mal… mirándome al ombligo y participando de ciertos silencios aterradores… que decidí ponerme a lo que me salía del corazón. Que el Señor dé luz a todo esto y acoja este grito con misericordia y benevolencia.

Quince muertos en Ceuta.

QUINCE HERMANOS. QUINCE PERSONAS. Quince hermanos, padres, madres, hijos, amigos… Quince vidas dignas, valiosas y únicas. Quince estrellas más en el cielo.

NO AL DEBATE POLÍTICO. NO a convertir a estos hermanos es moneda de cambio, en búsqueda de votos, en titular de periódico, en argumento de Estado, en columna de opinión… NO a hablar de Europa, de fronteras, de verjas, de seguridad, de inmigración… con los cuerpos aún calientes, o fríos; NO sin haberlos llorado, NO sin pedir perdón, NO sin bajar la vista avergonzados…

¿DÓNDE ESTAMOS TODOS? No es un asunto solo del Gobierno. No es responsabilidad de la Guardia Civil, de Protección Civil… ¿Dónde estamos todos escondidos? ¿Nos ha pillado a pie cambiado? ¿Tal vez entretenidos en el fútbol, comiendo en el centro comercial, comprando un smartphone en el Media Markt, quejándonos tras una pancarta por nuestros derechos, trabajando, comiendo chuches en el sofá con los niños?

LA IGLESIA DEBE LEVANTAR LA VOZ. Debe ser profeta. Denunciar. Clamar al cielo. Salir a primera fila. Con una mano rescatando al hermano en el agua y con la otra, señalando con el dedo a los que tienen el deber primero de evitar muertes inmorales. Yo soy Iglesia y levanto mi voz. Necesito la tuya. Y la del otro. Y la del otro… Uniéndonos a las voces de tantos que ya la han levantado, a las manos de tantos que ya han salido al auxilio del prójimo.

15 personas muertas en Ceuta… ¡NUNCA MÁS!

Un abrazo fraterno

IMG_6936

¿Por qué? #buenapregunta

Lleno de dolor, quiero ofrecer mi oración a todas las víctimas del terrorismo. Hacerlos presentes.

A la luz de la Palabra – Los números de 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

El Museo del Louvre tiene 8.5 millones de visitantes por año. Este blog fue visto cerca de 71.000 veces en 2013. Si fuese una exposición en el Museo del Louvre, se precisarían alrededor de 3 días para que toda esa gente la visitase.

Haz click para ver el reporte completo.

Mary's land: un auténtico tsunami

La vi esta misma tarde, con mi mujer, en los cines Palafox de Madrid. Una sala de las de toda la vida, a puntito de terminar el año, para que nuestra vida, la mía en particular, no siga siendo como siempre.

Tras la alegría y las buenas sensaciones experimentadas tras “La última cima“, tras haber seguido a @jmcotelo, incluso tras conocerle personalmente, y tras ir profundizando y descubriendo la figura de María en esta última etapa de mi vida… la cita con “Mary’s land” era obligatoria. Eran muchas las ganas y la curiosidad pero pocas las expectativas. Las expectativas no suelen ser buenas compañeras de viaje… Allí nos fuimos: de la mano y en silencio.

Lo primero que puedo decir es que me gusta Cotelo. Me gusta lo que haiEncuentro_3ce. Me gusta. Sus películas son de crítica difícil porque, de alguna manera, son incriticables. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que un testimonio personal no se puede criticar, no es opinable. Mi testimonio es patrimonio personal. Puede ser útil o inútil. Puede ser más o menos bonito, más o menos emocionante, más o menos impactante… pero no puede ser bueno o malo. Me lo puedo creer o no, me puedo abrir a él o no… pero no puedo juzgarlo, no puedo discutirlo, no puedo debatirlo… Cotelo acierta una vez más: se aleja de la regla, de la doctrina, de la palabra institucional, de la enseñanza, de la catequesis ortodoxa, de los maestros y los sabios, de los doctores… y nos ofrece vidas concretas, nombres y apellidos, experiencias reales, corazones transformados, encuentros incuestionables, pobres, pecadores, testigos de andar por casa, pescadores del siglo XXI… Y aquí radica toda una fuerza que te va arrastrando y que te deja en silencio cuando se echa el cierre. marysland-75¡Bravo Juan Manuel! ¡Bravo! La experiencia dice que es un lenguaje, un camino, un estilo de comunicar y testificar, propositivo, alegre, pacificador, que rompe las barreras de la fe y llega al alejado, al exiliado religioso, al incrédulo. ¡Bravo!

Estuve inquieto toda la película. Inquieto y nervioso, tal vez porque la película te sitúa rápidamente ante tu propia batalla. ¿Qué batalla? La que cada uno de nosotros libramos en nuestro interior, minuto a minuto, día a día. Una batalla espiritual en la que es tu vida la que está en juego. Tu vida y la de muchos otros porque todos estamos entrelazados. La música te conduce a picos tensos en los que realmente me di cuenta de que esto no es una broma y de que “no se puede estar ya en terreno neutral”. El hilo conductor, al más puro estilo 007, roba sonrisas pero, de manera misteriosa, enfatiza el dramatismo del asunto: Dios y Satán intentando atraerme hacia sí.  A mi y al mundo entero. No me llevo pues una sensación dulce y tranquilizante sino más bien una inyección que ha puesto los músculos de mi alma en disposición de actuar cuanto antes.

marysland-84
El comienzo de la película, la narración bíblica, es de lo más bello que he visto últimamente referido a Dios y a nosotros. La escena de la creación del hombre, en un entorno maravilloso, y rodeado de criaturas celestiales, es de una belleza sublime así como la “infantil” versión de Adán y Eva. Como padre que soy de tres hijos, capté lleno de emoción, acongojado, el amor de un Dios Padre joven hacia sus pequeños. Ese paseo juntos, los abrazos, las palabras… Sólo ese fragmento del film justifica una catequesis, un compartir, una toma de conciencia entre hermanos de lo maravilloso que es saberse hijos de Dios y, también, de lo que implica la libertad… Quince primeros minutos que dejan sin palabras ni comentarios.

¿Los pilares? ¿las ideas fundamentales? ¿Lo que se repite una y otra vez? ORACIÓN, CORAZÓN ABIERTO, DIVINA MISERICORDIA, CONFESIÓN, ROSARIO… Ya lo dice la modelo: uno solo no gana la batalla. Uno solo es soberbio, se inclina al pecado, se queda sin fuerzas, no sabe, no puede, no quiere tantas veces… Necesitamos acudir a Él y a la Madre. Rezar, contarle todo, decirle lo que sentimos, lo que pensamos, cargarle con nuestras preocupaciones y anhelos… acudir a María, confiar en ella, pedir su intercesión… Siempre escuchan, siempre responden. Y siento que tengo tanto que hacer en este campo. Porque yo también experimento ese fracaso en la batalla, ese querer y no poder, esa tentación que me tumba tantas veces, esa falta de fe… “¿Por qué si hacemos caso a un médico no seguimos las prescripciones de Dios y de sus mensajeros”… 

marysland-8Medjugorje es, sin duda, el centro neurálgico de todas las experiencias. La Iglesia todavía no se ha pronunciado definitivamente sobre las apariciones de la Madre en este enclave entre montañas pero, sin duda, la Iglesia participa ya de ese encuentro, acude a la escucha y experimenta los buenos frutos irrefutables, públicos y notorios con que es bendecida en este pequeño pueblo de Bosnia. Como dice Cotelo… “podría hablar con todos los que están aquí y seguiría dudando de si están locos o dicen la verdad”… por eso… ahí no radica el secreto. Ni en pensarlo, ni en buscar explicaciones razonables, ni en tomar partido, ni en seguir hablando de… Corazón abierto y adelante. Me da hasta vértigo pensarlo… Ay, la tramposa razón, que difícil nos lo pone a veces y qué bien disponer de un corazón apasionado capaz de lanzarse sin atender a razones…

La película habla de la Virgen, de Dios, de personas… pero, al final, es una investigación de “asuntos internos”, claramente. Yo la considero mediación en este tiempo acomodado, vacío e incrédulo. Doy gracias a Dios por ella, por Cotelo, por su equipo, por atreverse, por actuar a corazón abierto. La película habla del amor de un Padre y una Madre por sus hijos. Es la versión moderna y cinematográfica del Hijo Pródigo. Es una luz.

Dicho esto: no voy a caer en la trampa del buenismo del creyente de exterior: me resulta incómoda. Salí del cine en silencio y profundamente removido, movilizado, cuestionado, sobrecogido y, sobre todo, consciente. Y el diálogo dura, horas después, en mis entrañas… Un diálogo que, lejos de calmar las aguas, ha provocado un auténtico tsunami…

Un abrazo fraterno

marysland-69

Hoy brillan más estrellas en Compostela

Hoy es la festividad de Santiago Apóstol, fiesta grande en Galicia, en España y, también, en mi familia. Hoy son preciosas las lecturas del día pero soy incapaz de orar con ellas. La cabeza y el corazón se me escapan continuamente a Compostela. La tragedia de ayer, el accidente ferroviario a la entrada de la ciudad, es de unas dimensiones tremendas. La cifra de fallecidos es muy elevada. El número de familias a las que ayer les ha cambiado la vida es numeroso. Me uní en oración con la Iglesia por todos ellos desde el primer momento. Es lo poco, y lo mucho, que puedo hacer.

catedral_santiago_t1500818

El Apóstol, por contra, hizo mucho más. Cuentan que ayer hubo testigos que lo vieron haciendo cola para donar sangre, entre la gente, vestido de caminante, como tú y como yo. Otros afirman haberlo visto en las vías, atareado en la ayuda rápida de los primeros instantes tras el accidente. Llevaba mantas y agua, cargaba con heridos y bendecía a los fallecidos, entre el humo, el fuego, las lágrimas y los sollozos. Hay gente que dice haberlo visto vestido de bombero, de policía, de enfermero, de médico de vacaciones que, sin pensárselo dos veces, se personó en el hospital Clínico para ayudar en lo que hiciera falta…

Compostela es una puerta al cielo y ayer noche, hoy, lo es más que nunca. A Compostela llegan caminantes doloridos, destrozados, de distintas edades, razas, colores y condiciones. Caminantes que han empezado más adelante o más atrás, que llevan más o menos tiempo caminando. No hay distinción. Compostela es, a la postre, un campo de estrellas para todos ellos. Hoy, hay más estrellas en el cielo compostelano. La Puerta Santa de la Catedral es hoy más santa que nunca. El abrazo al Apóstol hoy es abajo, en los bancos. Santiago baja por su propio pie a consolar a los afligidos, a los que sufren. Hoy hay decenas de tumbas frente a las que rezar donde el Señor Jesús está presente. Hoy el Monte do Gozo tiene más sentido que nunca, pues desde allí se vislumbra Aquel donde hemos de poner toda nuestra esperanza, todos nuestros anhelos.

El Camino es absolutamente imprevisible. Lo sabemos bien los que hemos caminado sus senderos. Hay que estar preparado y velar con fe. Por muy duro que suene, no sabemos ninguno qué día va a ser el último de nuestra vida. No sabemos cuándo podremos perder a un hijo, a una madre, o a un esposo, o a un amigo. Abracémonos, querámonos, besémonos, cuidémonos. Mañana, la etapa puede ser durísima, incluso mandarnos a casa.

Hoxe chove en Santiago. Son as bágoas de tódolos que choramos preto das familias rotas. Hoxe chove en Santiago, son as bágoas do mesmo Deus que, triste, está xa dando a benvida ó ceo ós que nos deixaron.

Unha forte aperta fraterna

 

Adiós y gracias BXVI en esta noche de Vigilia…

custodia bvi

Creo que Dios cuida a su Iglesia, que la ama, que la protege…

Creo que la luz prevalecerá sobre la tiniebla, que la victoria es siempre de Dios.

Creo que la Iglesia es santa y pecadora; que salva y que necesita ser salvada.

Creo que el Espíritu sopla y que, a la postre, se sale con la suya.

Creo en la fuerza de la oración, en la comunión de los santos, en la fuerza de la fe.

Creo en la palabra del Papa y creo que el próximo Papa será el mejor Papa posible hoy.

Confío. Sin reservas. Confío.

Me fío de Dios, de la Iglesia.

En la emoción que siento al vivir este momento de histórica relevancia me descubro hijo de la Iglesia, unido firmemente a ella.

Me siento hermano de muchos, miembro de un cuerpo misterioso, sarmiento unido a la Vid en Cristo.

No tengo miedo. No cala en mi la cizaña, la sombra, las dudas en el cónclave, en el colegio cardenalicio…

No me considero ni tonto ni imbécil. No soy ciego ni mi entendimiento ha sido anulado. Me sé pecador, parte de un Pueblo pecador. No eximo de responsabilidades ni relativizo problemas. Pero en esa pequeñez descubro la fuerza de un Dios que nunca abandona a aquellos que comparten la barca con Él.

Me siento agradecido a BXVI. Vivo su marcha con ilusión y, a la vez, con cierto desasosiego.

Uno mi oración a la del resto de hermanos en esta noche de Cuaresma, en esta noche de Vigilia, en este camino hacia la Pascua…

 

Cuaresma 2013 – Martes de la 1ª semana

No voy a molestarme en hacer una reflexión de cada día sino a resaltar una frase de cada lectura y proponerme un compromiso diario.

MEDITACIÓN DIARIA AQUÍ

1ª lectura: “Así será mi palabra, que sale de mi boca: no volverá a mi vacía, sino que hará mi voluntad y cumplirá mi encargo”

Salmo: “El Señor está cerca de los atribulados, salva a los abatidos

Evangelio: “ Vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes de que lo pidáis”

Roma III – Una casa de puertas abiertas

El viaje a Roma fue posible, fundamentalmente, por la generosidad y la hospitalidad de la Casa General de los Marianistas, a través de Dani Pajuelo (@smdani). Nosotros no podríamos haber viajado a Roma en el supuesto de tener que pernoctar en un hotal. Así son las cosas: ganas, muchas; dinero, poco.

Recuerdo aquella noche en la que vino Dani a cenar a casa, en Madrid, y medio en broma, medio en serio le comenté la posibilidad de alojarnos en la Casa General que los Marianistas tienen en Roma. Dejó la puerta abierta y semanas después nos confirmó que todo ok. Vía libre.

Fue una experiencia hermosa de “estar en familia”. Nunca nos sentimos extraños sino más bien lo contrario. Hicimos por tomar parte de la vida comunitaria todo lo que pudimos y compartimos desayunos y alguna comida. Compartimos sobremesa, conversación y charla y nos supimos queridos, acogidos y cuidados. Parece fácil y suena fácil pero detrás hay una concepción arriesgada, una apuesta audaz por ambas partes.

Abrir las puertas de tu casa es una actitud vital. Da igual que tu casa sea un pisito, un loft, un chalet o toda una Casa General; que vivas solo o acompañado. Al final, el sustento que hay detrás es el mismo. Es ser capaz de dejar entrar, ser capaz de vivir sin tantas seguridades, de mostrarte y dejarte descubrir en tu cotidianeidad.

Ser acogido con naturalidad, pedir refugio o techo, saberse en casa sin más… también es una actitud vital. Ser capaz de pedir porque sabes que es a tu hermano a quien pides y que no hay nada malo en pedir como tampoco lo hay en la necesidad de no siempre conceder. No vivir “en deuda” sino agradecidos en lo profundo… No sé si me explico…

Y eclesialmente es una experiencia fuerte. Es reconocer a la Iglesia en su conjunto como hogar, como familia, como comunidad, como madre… y sentir que allí donde la Iglesia se hace presente, allí tiene uno su casa. ¿Bonito no?

Un abrazo fraterno