Evangelio hecho vida (Sal 18)

No hay mejor para evangelizar que una vida entregada que huela a Jesús de Nazaret. No hay palabras, ni homilías, ni discursos… no hay charlas TED suficientes ni canciones enrolladas… para llevar a la gente a Cristo, nada como una vida llena de Dios.

Siendo realistas, es difícil tener una vida 100% de Cristo. Esa plenitud posiblemente sólo la encontraremos en la eternidad. Pero si es posible mostrar gratis lo que uno ha recibido gratis. Tú también puedes hacerlo. Es posible mostrar que se puede vivir desde el amor. Es posible mostrar que el amor, si es de verdad, es para siempre. Es posible mostrar una comunidad de hermanos donde se vive cada día la fraternidad y donde lo de uno, es de todos. Es posible ser joven y vivir la amistad, los estudios, la pareja… desde la entrega, la generosidad y la verdad. Es posible estar atento a las heridas del prójimo que tenemos cerca. Es posible dar el poco pan que me queda para que otro coma. Es posible dedicar tiempo y esfuerzos a que otros vivan mejor. Es posible ser más pobre. Es posible pedir perdón y ser perdonado. Es posible caer una y otra vez y seguir con la sonrisa del que nunca desfallece. Es posible dar sentido a la enfermedad, a la pérdida, al sufrimiento.

Hay tantos y tantos testimonios diarios de eso que uno se pregunta por qué seguimos dando la chapa tantas veces, intentando convencer cabeza-a-cabeza en lugar de corazón-a-corazón.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Bendíceme, Señor (Sal 66)

Bendíceme, Señor. Bendíceme hoy y mañana. Bendíceme al comenzar el día y al afrontar la noche que llega inexorable.

Muchas veces lo pienso y pocas veces te lo digo, Señor. Quiero tu bendición cuando salgo cada mañana de casa, camino del aula. Quiero me des fuerza y que, como dice el salmista, hagas brillar tu rostro sobre mí. Que todos los chicos con los que me encuentre, te encuentren a Ti; que los que me miren, te vean a Ti; que aquellos a los que hable, cuide, consuele, escuche… te descubran a Ti. Tu rostro inscrito en el mío es lo mejor que tengo.

Gracias Padre por cuidarme, por gobernar mi vida con amor y justicia. Gracias por mirarme con agrado y por ser fiel a las promesas que me has hecho desde el comienzo.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Dios te escucha (Sal 33)

Siempre me ha dado miedo quedarme encerrado en un ascensor. Estar asfixiado entre cuatro paredes, en un cubículo de escaso tamaño… Sólo pensarlo me provoca ansiedad y el corazón empieza a latir con más fuerza de lo normal y más rápido. Si me lo imagino, me veo gritando, pidiendo ayuda, sin encontrar respuesta al otro lado. Qué angustia eso de clamar, de gritar, de pedir auxilio, y sentir que no hay respuesta.

Hay personas que experimentan lo mismo en su vida. Ahogo, claustrofobia vital, asfixia existencial, angustia. Son las consecuencias de haber llegado a un momento donde pareciera que el oxígeno se acaba, donde pareciera que todo juega en contra, donde la presión de sentir que no hay salida, que no hay posibilidad de cambio, que no hay esperanza… crece hasta la angustia; Pero, tal vez, lo peor sea la sensación de gritar… y sentir la fría respuesta de la soledad.

Dios te escucha. Si estás ahí, encerrado, agobiada; si te sientes sin salida, Dios te escucha. Dios está cerca de ti. Dios va a sacarte de ahí. ¿Por qué lo sé? Porque lo he vivido, lo he experimentado en mi vida y porque he conocido a muchos otros que lo han experimentado también. Porque lo lleva haciendo desde el comienzo de los tiempos. Y porque Dios no puede no escuchar. Dios es escucha.

¿Cuál será su respuesta? ¿De qué manera llegará a ti? ¿Cómo te insuflará oxígeno? Eso no te lo puedo decir. Dios se sirve de todo y de todos para llevar su salvación a cada uno de sus hijos e hijas.

La diferencia con los políticos, los influencers, los famosetes y los vendehumos es que Dios siempre cumple sus promesas. Y Él ha prometido no dejarte solo, sola, nunca. Y lo cumplirá. Descansa. Tal vez sea tiempo de respirar, despacio, intentar que la ansiedad baje, sentarse a esperar. Cuando menos te lo esperas, se abrirá la trampilla y podrás volver a respirar aire fresco.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Un cántico nuevo (Sal 95)

Es hora de cerrar un ciclo y comenzar otro. ¿Mejor? ¿Peor? ¿Cómo se califican los años, en los que tantas cosas pasan? ¿Cómo valorar lo que este anciano 2020 nos ha quitado y nos ha aportado? ¿Habrá que dejar pasar el tiempo?

Lo que es claro es que Dios lo hace todo nuevo y que de las cenizas que hoy tocamos con las manos, Él nos ayudará a sacar vida de nuevo.

Es tiempo de cantar un cántico nuevo, diferente. Se asoma una nueva oportunidad. Cada día lo es. Cada año también. Celebremos la vida. Celebremos el amor.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Estás invitado. Estás invitada. (Is 25,6-10a) – Miércoles I #Adviento

Eso de que te inviten a un festín de manjares suculentos, de vinos de solera, no sucede todos los días. No sé a ti pero a mí, como mucho, me han invitado a una boda y eso es lo más parecido a un festín de esas características.

Dios te invita a uno: el gran festín del Reino. ¿Qué me sugiere a mí?

  • El festín siempre es fiesta. Porque hay mucho que celebrar. Tenemos un Padre que, como dice el salmo de hoy, nos cuida, nos guía, nos ilumina y nos ama.
  • El festín siempre es exceso. Es difícil ponerle límites al amor de Dios. Excede con mucho nuestra idea de amar sin medida. ¡Qué pasada!
  • El festín siempre es en compañía. A Dios nunca se llega solo. Dios mismo es comunidad. La felicidad tiene rostros. La felicidad está en Él y en el prójimo. La salvación es de todo. No es mérito mío.
  • El festín siempre es gozo. Porque la vida es un regalo y pese a pandemias, oscuridades, desazones, inquietudes, pérdidas, dolor y desencuentros… hay que encontrar el sabor, paladear, saborear y degustar cada segundo regalado.

Ven Jesús. Ven y llévame de la mano a ese festín que me has preparado. Tú, que naciste en Belén («Casa del Pan»), sabes bien lo que necesito, sabes bien de mi hambruna.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Cuando el corazón se encoge (Ez 1,2-5.24–2,1a)

El relato del profeta Ezequiel parece lejano pero narra una experiencia a la que todos estamos expuestas en nuestra vida: la experiencia de encuentro con el Misterio.

Ciertamente, la persona del Hijo, Jesucristo, encarnado, dios y hombre verdadero, nos ayuda a sentir la presencia de Dios cercana, a «tocarla», «verla» y «entenderla». Pero tal vez corremos el riesgo de olvidarnos del Misterio de Dios y de lo que es Dios en sí mismo para cada uno de nosotros. Y es que mi relación con Dios es en buena parte relación con el Misterio y eso, en este mundo científico, tecnológico y racionalista, no es fácil y constituye una barrera en la fe de mucha gente.

Encontrarnos con el Misterio es encontrarnos con un Otro que sobrecoge, que es difícil de explicar y de razonar. Por eso, tantas veces, es difícil que nuestras experiencias de Dios sean «razonables» a ojos de personas que no han tenido esa experiencia. Encontrarnos con el Misterio provoca asombro y nos hace tomar conciencia de que somos criaturas, de que hemos sido creados por Él y estamos en sus manos. Encontrarnos con el Misterio proporciona paz y gozo en el corazón, sea cual sea la misión que se nos propone, su dificultad. De repente todo cobra sentido y una luz se enciende fuerte en nuestro corazón. Y uno no puede hacer otra cosa que seguirle…

Esa ha sido la experiencia de los profetas y de todos aquellos que, un día, hemos sentido que ese Misterio se hacía patente en nuestra vida. Unos le llaman intuición, otros revelación, otros Palabra, otros oración… Unos lo explican de una manera y otros de otra, a veces con una seguridad que asusta y, otras, balbuceando y llenos de dudas. Y así el amor se va abriendo paso…

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Escúchame, Señor (Sal 68)

Soy un pobre malherido. Esto dice el salmista en el salmo que hoy nos presenta la liturgia. Es una verdad universal. Todos tenemos heridas. Heridas físicas. Heridas emocionales. Heridas espirituales.

Las heridas son signo de batallas, de luchas internas o externas. Las heridas son huellas de sufrimiento, de dolor. Pueden estar cicatrizadas o pueden estar abiertas, todavía en proceso de curación.

Las heridas tienen detrás historias, rostros, momentos. Nos hablan del pasado pero su aroma llega hasta el presente. Soy un pobre malherido. ¿Qué heridas tiene mi vida cuando miro hacia atrás? ¿Están curadas?

El Señor es el médico que ha venido a sanar a los enfermos. Ahí estamos todos. Es a Él a quién debemos hablar, contarle lo que nos pasa, decirle lo que nos duele. Pon tus heridas en sus manos delicadas, precisas, sabias, amorosas. Y permite que las trate.

Escúchame, Señor. Estoy herido. Necesito que me cures.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Sí, Dios llama… (Am 7,10-17)

Uno no elige la misión. Si es así, malo. Por eso, en nuestra vida, debemos practicar el fino discernimiento, para no confundir lo que nos gusta y apetece con aquello que nos pide Dios. No es fácil.

Ciertamente es una manera de encontrar la propia vocación: estar atento a los lugares, actividades, personas… con las que siento paz, me siento pleno. Espacios y momentos que me conectan con lo mejor de mí mismo y me dan la pista de que tal vez sea aquí o allá donde se me pida estar. Esto creo que es así.

Pero junto a esto, hay un ámbito que hay que dejar a Dios y estar siempre a la escucha. Amós lo dices de manera preciosa:

«No soy profeta ni hijo de profeta, sino pastor y cultivador de higos. El Señor me sacó de junto al rebaño y me dijo: «Ve y profetiza a mi pueblo de Israel.»

Normalmente el Señor llega y pide y descoloca. Una llamada que suele parecer excesiva. Y uno pasa de ser «pastor y cultivador de higos» a ser «profeta». Y tus palabras serán las suyas. Y tus manos serán las suyas.

Discernimiento para escuchar. Discernimiento para aceptar. Y confianza.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Inquietud ante una vida mediocre (Am 3,1-8;4,11-12)

El profeta Amós parece el poli malo y Jesús parece el poli bueno. Una primera lectura inquietante, donde el profeta nos advierte del enfado de Dios con nosotros. Un Evangelio esperanzador, donde Jesús calma la tempestad y nos anima a no tener miedo nunca.

«Prepárate a encararte con tu Dios» dice Amós. Y trago saliva. Porque sí me reconozco infiel, porque sí me reconozco indigno de su amor muchas veces, porque sí reconozco en mí actitudes idólatras, falsas, injustas con Aquél que me libró de la esclavitud y me ofreció la felicidad.

Y a la vez: «¡Señor, sálvanos, que nos hundimos!» es la frase que me brota, como casi siempre, en la dificultad. Sin fe en Aquél que me salvó, sin ver a Aquél que viaja a mi lado, en la misma barca.

Señor, no quiero encararme a ti. Señor, no quiero decepcionarte. Señor, te necesito.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Poner la vida delante de Dios (II Re 19,9b-11.14-21.31-35a.36)

Más allá de asirios y judíos, de un rey o de otro, de guerras y batallas… más allá de todo eso, la lectura de hoy nos ofrece el testimonio de un hombre que pone su vida delante del Señor, en oración.

No sé tú cómo haces para tener a Dios presente en tu vida. No sé cómo rezas, ni siquiera si lo haces con frecuencia. Pero creo que Ezequías, rey de Judá, nos ofrece hoy una manera auténtica de oración, de relación con Dios. Él sabe que su vida está en sus manos. Acude a Él con confianza, le cuenta su problema, sus preocupaciones, el cómo lo está viviendo… y pone en sus manos la vida y el devenir de él y de su pueblo.

¿Haces tú lo mismo? Nos hacen creer que todo debe pender de nuestros hombros y con nuestros codos, con nuestro esfuerzo, todo se controla. Y creo que pocas veces acudimos a Dios como a un Padre al que contarle la vida. No se trata de esperar magia ni siempre encontraremos la respuesta que nos gustaría. Pero la actitud fundamental es la del abandono en confianza. «Señor, aquí estoy, esta es mi vida, esto me preocupa, esto necesito… Estoy en tus manos. Haz lo que creas mejor para mí».

Y el Señor, que te ama, hará lo que tenga que hacer.

Un abrazo fraterno – @scasanovam