¿No es el hijo del carpintero? (Mt 13, 54-58)

Que mala es alguna gente. Sí, hay gente mala. Ha conseguido tapar por completo la imagen de Dios y ha conseguido que el veneno sea el fruto de su corazón. Esa pregunta malvada, hiriente, llena de desprecio… Clasista e impregnada de enorme desconfianza, envidia y orgullo.

Jesús no sólo era el hijo del carpintero. Era carpintero. Y de pueblo. No era universitario ni tenía demasiados estudios. No era poderoso ni de familia cultísima y adinerada. No tenía mundo ni había recorrido el país. La familia, el trabajo y la fe eran suficientes para llenar su vida y su espíritu.

A Jesús le tuvo que doler escuchar esto de sus convecinos. Le tuvo que doler no poder poner los dones al servicio de aquellos que le habían visto crecer. Pero muchas veces éstos son los más cargados de prejuicios, planes, ideas, chismes… Te conocen de toda la vida y no te conocen lo más mínimo. Es duro darse cuenta de esto. Te conocen de niño y te encasillan para el resto de tus días.

Jesús coge su dolor y se marcha. El tiempo del Reino no puede pararse. Otros están esperando. Y no vale la pena tirar las perlas a los cerdos…

Un abrazo fraterno

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.