No seas cobarde (1 Tm 1,1-3.6-12)

No sé qué idea tienes de ti mismo o de ti misma. Pero Dios te ha hecho fuerte y lleno de energía, con grandes dones y capacidades. No seas cobarde. No tengas miedo. Atrévete a mirarte con la cabeza alta, a ser quién estás llamado a ser. No vueles como un gorrión cuando estás llamado a hacerlo como un águila.

La humildad nada tiene que ver con desperdiciar lo que nos ha sido dado. Ser pequeño no es mediocre. Ser cauto no es mirar con temor la realidad. Nadie te pide que hagas lo que no estás llamado a hacer. Nadie te pide que seas quién no eres. Pero sé valiente y sí, atrévete a ser lo que tu corazón lleva inscrito desde tu nacimiento.

Tal vez te han dicho que no sirves. Tal vez te han dicho que no vales. Tal vez te han dicho que no lo conseguirás. Pero yo te digo que Dios está contigo y que Él te ha dado todo lo necesario para que seas feliz. Es verdad. Me miras con descaro y me dices que entonces cuál es la razón de tu vida de mierda. Hay muchas razones y tal vez ninguna te convencerá. Pero ahora sólo importa el hoy y mirar adelante con ojos de esperanza. Porque puedes aspirar a eso. A ser otra cosa. Puedes aspirar a un trabajo digno, a casa digna, a una familia preciosa. Porque te quieren, aunque pocos te lo hayan dicho cuando más lo necesitabas.

No te preocupes ahora de tus fuerzas ni de si sabrás ir eligiendo lo que conviene. El Señor también está contigo. No vas solo. Déjate ayudar. Déjate querer. Escucha a los que Dios ha puesto en tu vida y lucha para demostrar a todos que el Reino se hace vida en tu propia historia.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.