Entradas

Hizo lo que le había mandado (Mt 1,16.18-21.24a) – #DíadelPadre

José escucha al ángel en sueños. Interpreta lo soñado a la luz de Dios. Otro hubiera dicho otra cosa. José no. Ha recibido el don de la escucha. José reconoce a Dios. No es nadie diferente ni superdotado. Simplemente es una persona que tiene a Dios en su vida, que cuenta con Él, que se pone en sus manos, que desea complacerle y adorarle. Él sigue la ley con misericordia. Repudia a María, sí, pero en secreto. La ley con amor, que diría el otro. Es el amor a María el que le guía. Y el amor a Dios. Y en esa decisión todavía está dispuesto a escuchar. Y escucha.

Y una vez escucha, e interpreta que es de Dios lo que oye, hace lo que se le manda. Rectifica. Cambia sus planes. Vuelve a María. Y se lo cuenta. Y crea con ella una complicidad que tiene a Dios en el centro. Desde ahí van a construir su proyecto. Ahí crecerá Jesús. Una familia plenamente humana. Es precisamente su humanidad plena la que les hace conscientes de su necesidad de Dios, de su supeditación al Creador, de su disponibilidad plena a Aquel que les amó primero.

Hoy celebramos su festividad y, por extensión, el Día del Padre. Y sólo puedo decir que quiero que mi familia sea así, que quiero ser un padre así. Quiero ser testimonio en casa de alguien que tiene a Dios en su vida, que cuenta con Él y que le obedece. Así, nada puede salir mal.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

José creyó, contra toda esperanza (Rm 4,13.16-18)

La esperanza es una de las virtudes propias de la vida cristiana. Saber esperar en Dios, saber mirar el mundo con la certeza de que el Reino de >Dios ya ha comenzado y que, algún día, Dios lo consumará. Saber que el amor de Dios hace efecto sobre nuestra vida, antes o después. Claro que sí. ¿Pero qué sucede cuando a veces la fe no es apoyada por esa esperanza tan rica?

Abrahán y luego José son modelos de dos personas que creyeron contra toda esperanza. No fueron movidos por la convicción de estar seguros de que el futuro sería más prometedor que el presente sino que, desde una fe profunda, decidieron ponerse en camino con todas las dudas razonables que se cernían sobre una llamada de Dios llena de inseguridades, incógnitas y falta de claridades. Ni sabían dónde iban, ni para qué ni con qué objetivo.

Hoy, a ti y a mí, nos costaría funcionar como José. Vivimos en un mundo donde la seguridad es casi un valor supremo y donde la razón nos empujaría a «no cometer locuras». Es más, creo que incluso llegaríamos a la conclusión de que Dios no nos pediría nunca nada irracional. Pues bien, miremos a José, hoy, en su día, y cuestionémonos ante un hombre que creyó contra toda esperanza.

Un abrazo fraterno – @scasanovam