Es más fácil cumplir que seguir (Mt 19,16-22)

Esto es lo que experimentó aquel joven que se acercó a Jesús y que se marchó triste de vuelta, descubriéndose incapaz de dar un paso más.

Porque no es lo mismo cumplir que seguir. Es más fácil lo primero. Cumplir una serie de preceptos no es algo malo. Al contrario. Dios nos pide que cumplamos su Ley, claro que sí. No se trata de echar abajo la Ley. Pero este joven, cumplidor como el que más, se había pensado que el cumplimiento era el vehículo a su salvación. Y en este empeño, claro, no necesita a Cristo para nada.

Jesús viene a corregir su mentalidad. No es el cumplimiento lo que salva. Es el seguimiento a su persona, un seguimiento que, a la vez, es comunitario. Esa es la clave del Evangelio de hoy. No tanto lo de venderlo todo y dárselo a los pobres… Jesús no le pide que se haga pobre. Jesús le pide que le siga, pero sabe que cuántas más cosas y dinero… más excusas para no hacerlo.

Es bueno mirar hoy a nuestra vida y echar un vistazo a cómo afrontamos nosotros este asunto. ¿Somos cumplidores? ¿Pensamos en el cielo como un lugar al que yo llego si cumplo la ley y del que se me destierra si no cumplo? ¿Medimos el cumplimiento de los demás? ¿O tal vez nos centramos en Jesús, intentamos seguirle y dejamos que sea Él quién nos salve con su amor y misericordia? That’s the point.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador… #AsunciónDeMaría

Esta en italiano pero… da igual. Para mí es el Magníficat por excelencia de los hechos en pantalla. La alegría de María, su fuerza en su pequeñez, su confianza, su saberse elegida, su narrar el plan de Dios con esa sonrisa… Ideal para hoy.

La olvidada corrección fraterna (Mt 18,15-20)

¿Corrección fraterna? ¿Eso qué es lo que es?

Algo olvidadísimo o, en todo caso, algo que se suele hacer muy mal. Lo más usual es que no se haga ningún tipo de corrección. La vida comunitaria es difícil, ¿para qué vamos a andar diciéndonos lo que no hacemos bien? ¿Qué necesidad hay de pasar por ese trago? Mejor murmurar y poner a parir al hermano… Más fácil es, sin duda. También podemos optar por la corrección no fraterna. Machacar al hermano y decirle lo que no ha hecho bien, con rintintín, atacando, desprestigiando, en público, despreciando…

El Señor nos invita a ser responsables unos de otros. No puede ser de otra manera. Y hay mucho camino por hacer. La educación emocional, la gestión de expectativas, las heridas personales… pueden jugar malas pasadas. Pero ¿qué clase de hermanos somos si no procuramos para el otro lo mejor, si no luchamos por apartarle del mal, si no le ayudamos a seguir al Dios de la Vida?

Menos cursos de espiritualidad y de oración y más de corrección fraterna, porque la comunidad se juega buena parte de su credibilidad en ello.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

La trampa de la oveja perdida (Mt 18,1-5.10.12-14)

Hace unos años, en una oración con niños de Primaria, leímos el pasaje de la oveja perdida que comienza con la pregunta de Jesús de «suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en el monte y va en busca de la perdida?«. Recuerdo que al lanzar la pregunta, uno de los niños respondió categóricamente: NO.

Un niño capta perfectamente el absoluto sinsentido que plantea Jesús. Todo el mundo sabe que un pastor que tiene 100 ovejas, no dejaría solas a las otras 99 por ir a por la oveja que se le ha perdido. Está fuera de toda lógica. Y esto es lo que hace que la propuesta de Jesús sea rematadamente maravillosa. Es el sinsentido de Dios, que se escapa a las lógicas humanas, a la evaluación de consecuencias, a los equilibrios de intereses, a la justicia equitativa, a la simetría del amor… Es la trampa de la oveja perdida.

El amor de Dios se escapa de nuestras manos. Es tan inmenso y tan maravilloso que no somos capaces de entenderlo. Sólo podemos acoger. Sólo podemos llenarnos de esperanza al saber que, en nuestra vida, Dios no nos deja nunca y que, si nos perdemos, recorrerá nuestro camino hecho para encontrarnos y devolvernos a casa.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

No te angusties por el futuro que está por venir – Domingo XIX TO Ciclo C

Cada vez nos cuesta más esperar. Y creer. Incluso los que nos decimos cristianos, estamos ansiosos por que el mundo sea ya lo que nosotros queremos, lo que a nosotros nos gustaría. Somos la generación «Nesquik», soluble e instantánea.

El Reino siempre ha sido un «ya pero todavía no». Incluso aunque hayan pasado más de 2000 años desde la venida de Cristo, en el mundo vemos como el Reino está ya presente entre nosotros, gracias al Espíritu regalado, y como, a la vez, todavía nos rodea mucho mal, mucha destrucción, mucho odio, mucho poder, consumo, ego, etc.

Yo me descubro muchas veces, en mi propia historia, forzando los momentos. Quiero que las cosas salgan, como yo tengo pensado y ahora. Me agobia la sensación de que la vida se me vaya yendo y que mis objetivos no se cumplan. Me gustaría ver tantas cosas haciéndose realidad… y vivo con el miedo de irme sin verlo. Y me preocupo por el mundo, por cómo será el planeta en 50 años, por el medio ambiente, por la política populista que nos ha llegado, por las sociedades que parecen ir hacia atrás en lugar de hacia adelante… Y pienso en mis hijos y en el tiempo que les tocará vivir… Y a veces me lleno de temor y desesperanza.

¡Hombre de poca fe!, me gritaría el Señor. Confía. No temas. Dios te espera con una tierra nueva y maravillosa. Pon ahí tu corazón. Pon ahí tu esperanza. Actúa como si todo dependiera de ti, pero espera en el Señor. Él guía nuestra historia y siempre está al lado de su pueblo. ¿Qué hay que temer?

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Ir a las jerusalenes de hoy (Mt 16,13-23)

¡No! ¡A Jerusalén no! ¡A padecer no! Eso gritó Pedro, que estaba genial paseando con el Señor por esas tierras donde la gente los seguía y los aclamaba. Él estaba bien. ¿Qué necesidad de ir a Jerusalén? ¡Allí va a haber problemas!

Ayer leía en twitter una reflexión acerca de que la amabilidad cristiana puede ser una manera de enmascarar la cobardía ante la defensa de la fe. Yo creo que no es así. Jesús creo que fue una persona amable pero que tenía clara su misión. No fue a Jerusalén a montar el pollo, a señalar a nadie, a atacar a sacerdotes y fariseos. Fue en peregrinación, a la casa de su Padre, al Templo. Pero Él era consciente de que su misión allí, en el corazón del poder establecido, escocería.

No se trata de montar gresca, ni de ser irónico, sarcástico, hiriente. No se trata de lanzar las cruzadas de nuevo. Se trata simplemente de ser cristiano. Cuando lo eres de verdad en las jerusalenes de hoy… acabas siendo molesto.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

El miedo de escuchar (Mt 17,1-9)

No soy la persona adecuada para comentar las lecturas del día de la Transfiguración. Hay personas más preparadas que yo para ello. Pero si me gustaría comentar algo que me ha llamado la atención del evangelio de hoy: el miedo de los discípulos ante la voz de Dios.

Escuchar a veces da miedo, porque oyes cosas, y a personas, que provocan en ti un vuelco interior difícil de manejar. Todos hemos escuchado alguna vez alguna canción, o alguna conferencia, o alguna película, o a algún amigo, o a papá o a mamá, o a un cura en su homilía… y se nos han puesto los pelos de punta. Hay palabras que llegan en el momento justo o que tocan la fibra más interna de nuestra alma. Y nos sobrecogen.

Muchas personas prefieren no escuchar. Mientras uno no escucha, puede vivir sin la consciencia necesaria, tirar para adelante, hacer lo que le parezca. Con Dios esto es más evidente. Hemos decidido escucharle poco. Y nos llenamos de excusas. Sabemos que si un día nos paramos, en silencio, con la Palabra en la mano y con disposición de escuchar… lo que escuchemos nos tocará el corazón y nos pondrá patas arriba la vida. ¿Estamos dispuestos?

El que quiera oír, que oiga.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

¿Para quién vives? ¿Para qué guardas? – Domingo XVIII TO Ciclo C

Es una pregunta muy directa que cada uno debemos afrontar. Se nos ha regalado una vida, más corta o más larga. A veces anhelamos con no morir pronto pero lo más importante es decidir cómo vamos a afrontar los días que se nos ha dado.

Ninguno sabemos cuándo abandonaremos este mundo. Todos moriremos. Entonces… ¿para quién vivimos?

Tú, ¿vives sólo para ti? Seguro que has oído, o has dicho, alguna vez eso de «piensa en ti», «te lo mereces», «no te agobies», «¿para qué meterme en líos?», «tu familia es lo primero»… Y no dejan de tener sentido en algún momento, por supuesto, porque nos tenemos que cuidar y querer. Pero pueden esconder también esa llamada universal y eterna que nos lanza Jesús: ¿para quién? ¿Para quién estudias? ¿Para quién trabajas? ¿Para quién te esfuerzas? ¿Para quién es tu tiempo? ¿Para quién es tu dinero? ¿Y tus energías? ¿Y tus dones? ¿Y tus capacidades? Incluso… ¿para quién es tu sufrimiento?

¿Para quién eres?

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Tu casa… el lugar donde te hacen menos caso (Mt 13,54-58)

Que sí, que en tu casa es donde menos caso te hacen. Los tuyos. Esos que te vieron crecer, que te conocen y que, sin duda te quieren. Tu familia, la institución en la que has crecido y llevas media vida, la parroquia en la que estás desde que naciste… Lo que se dice «tu casa» en sentido amplio.

Es desgarrador comprobar que aquellos que debieran tener una mirada real hace ti, son precisamente los que desconfían. Desgarra y hace daño. Jesús debió salir desgarrado de su pueblo, al que debió volver con ilusión de predicar el Reino como en otros lugares de Galilea. Debió salir dolido, mucho. Me lo imagino porque de una manera u otra, también lo he sentido. Seguro que tú también.

Y no hay mucho que hacer. Sólo se puede seguir camino y pensar… «qué pena que justamente sean ellos los que se lo pierdan…». Qué pena. Toca seguir camino. Donde hay prejuicio, donde no hay fe, no hay milagro.

Un abrazo fraterno – @scasanovam