Día 38 #Cuaresma2017 #sinrazón

No siempre es posible el diálogo. Para ello, para poder llevarlo a cabo, las personas debemos estar abiertas a escuchar al otro, a acoger su palabra, sus obras, su ser. Puede que no opinemos lo mismo, que sintamos algo muy distinto… pero la apertura de corazón y mente puede facilitar el encuentro que, al menos, desemboque en el respeto.

Ante Jesús, las personas sacan actitudes diversas. Una de ellas, como nos muestra el Evangelio de hoy, es el miedo, la sinrazón, la cerrazón. No quieren escucharle, no quieren dejarse interpelar por sus obras, no quieren más que apedrearle. No estamos tan lejos de estas actitudes. Las vemos todos los días, incluso en nosotros mismos que, ante el otro, muchas veces funcionamos desde el prejuicio y desde la decisión de no querer tomar parte con él o ella.

Ábrenos el corazón, Jesús.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *