Día 37 #Cuaresma2017 #alianza

Uno de los retos más grandes a los que me enfrento hoy es a confiar en mí fecundidad como evangelizador. A veces se nos mete en la sangre el veneno de la inmediatez y de la autocomplacencia y, entre que pienso que todo depende de mí y que quiero ver resultados, hay días en los que me desespero.

Dios hizo su alianza con Abraham y le prometió fecundidad pero Abraham no hizo más que vivir de cara a Dios y no vio, ni atisbó, todo lo que vino después. Así que ya me puedo ir preparando.

Evangelizador, maestro… dar, dar, dar… y los frutos llegarán, aunque yo no pueda verlos.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *