Entradas

Nosotros esperábamos que él… (Lc 24,13-35)

Yo esperaba que él me mostrará mejor el camino a seguir.
Yo esperaba que él me dejara más clara mi vocación.
Yo esperaba que él transformara el corazón de los dirigentes irresponsables.
Yo esperaba que él nos ahorrara sufrimiento.
Yo esperaba que él curara a mi abuela.
Yo esperaba que él salvara de la muerte al bebé de mi compañero de trabajo.
Yo esperaba que él convenciera a los jóvenes para que no se fueran.
Yo esperaba que él saliera en favor de aquellos cristianos perseguidos que se mueren cada día en el mundo.

Yo esperaba, como aquellos discípulos de Emaús, que el Cristo lo hubiera cambiado todo y no hubiera muerto en la cruz pero…

¿Y si tantas expectativas me están impidiendo reconocerlo en el camino?

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Yo me imaginaba… (2Re 5, 1-15a)

macarrones_3.jpgA mi eso me pasa muchas veces. Vivo por adelantado muchas cosas y me hago unas expectativas e ilusiones que, a veces, después no se cumplen. Recuerdo cuando era más pequeño e iba al cole y mi madre me decía por la mañana que iba a haber macarrones para comer. Me pasaba toda la mañana en clase soñando con esos macarrones que me iba a comer y, claro… ¡pobre de mi madre como se le ocurriera cambiar la comida ya que entrar en casa y no recibir el olor adecuado era para mi dramático y me estropeaba las siguientes horas de mi día!

He crecido bastante en este aspecto. No porque haya dejado de adelantar situaciones sino porque, al menos, cuando las cosas no salen cuando esperaba no se me estropea el día. ¡Ya es bastante!

Un abrazo fraterno