Adviento 2013 – #Microrrelato día 12

En la esquina de enfrente sucedió todo. Al otro lado de la calzada. Un padre y un niño pequeño de su mano, que debía de estar cansado de caminar.

El padre se agachó, cogió al niño y se lo puso en los hombros. Su pequeñez se transformó en grandeza, su visión cambió por completo, la sonrisa asomó en su rostro… Oí que el padre le decía: «- Pero sólo un ratito ehhh, hasta que las piernas cojan fuerza otra vez…»

Yo también quise que alguien me llevara en hombros… sólo un ratito.

hombros

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *