Jesucristo gana la última edición de MasterChef – I Miércoles Adviento 2018 – (Mt 15,29-37)

Pues sí señores, como lo han leído. Tenemos nuevo ganador en MasterChef: ni más ni menos que el mismísimo Jesucristo. También conocido como Jesús el Nazareno, este hombre sorprendió a todos sacándose de la chistera un plato final a base de panes y peces. El escenario era, sin duda, inigualable. El programa lo había preparado todo en un monte cercano al Mar de Galilea. La florinata del país estaba invitada y poblaba los lugares dispuestos para degustar el menú. Allí estaban los lisiados, los tullidos, los ciegos, los sordomudos… En sus manos estaba la decisión más importante de la temporada y, sin duda, no defraudaron. Muchos de ellos comentaron, al abandonar la grabación, que se sentían diferentes a como entraron.

Jesucristo fue entrevistado nada más conocerse su victoria y sus palabras no pudieron ser más clarificadoras:

– Hay gente que opina que la cocina de altura debe ser sofisticada y que el gran chef debe ser alguien escogido, distante y misterioso. Yo no lo creo. El plato que hoy he preparado lo aprendí de pequeño. En casa pude ver siempre la facilidad con la que mi madre tenía siempre un sitio en la mesa para todo aquel que lo necesitara. Nunca había mucha comida pero todos se iban contentos, y volvían. Llegué a entender que lo que más les alimentaba no era la humilde comida que mi madre les ofrecía sino el amor que ella ponía al hacerlo. Ese es el secreto de mi cocina: el amor. Siete panes y varios peces pueden ser cocinados de muchas maneras, sin duda. No parecen ingredientes de altura pero ya ven, a toda esta gente parece que les ha gustado. Algo habrán notado.

Muchos califican la victoria de Jesucristo como un auténtico milagro. No es para menos. Los favoritos eran otros. Pero ya ven, lo inexplicable sucede a veces… ¡y de qué manera! Habrá que sentarse a esa mesa y probar lo que este hombre de mediana edad, tenga a bien ofrecernos.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

 

#esNavidad – La escucha y el discernimiento

Creo que no me ha sido regalado el don de la escucha o, a lo mejor, lo tengo tan abandonado o tan mal entrenado que pienso que no dispongo de él. Me va más hablar que escuchar. Soy testigo de palabra fácil y de escucha difícil. Y no me gusta, ¿para qué decir otra cosa?

Hoy leo la lectura de Pablo y me sobrecojo al leer cómo pone la escucha como lugar y medio privilegiado de discernimiento y de unión con Dios. Y no lo aplico tanto a “los otros”, a los que escuchan o no lo que tengo que decir sobre Dios. Lo aplico a mí mismo: ¿Escucho? ¿Escucho la Palabra de Dios cotidianamente? ¿Escucho a Dios a través de la Iglesia, de sus ministros, de sus pastores? ¿Escucho a Dios a través de los hermanos que tengo más cerca? ¿Escucho a Dios a través de aquellos que pienso que nada dicen sobre Él?

Señor, ayúdame a escuchar mejor, a escucharte mejor. Lo necesito.

Un abrazo fraterni

#esNavidad – Hoy #iNavidadIrak

El Estado Islámico la persigue por ser cristiana. Ahora hace deberes en un campo de refugiados en Irak. #iNavidadIrak. Recemos hoy por nuestros hermanos perseguidos de Irak. Gracias a Pablo H. Breijo por la foto.

B5oBW4nCIAA-OlZ

#esNavidad : Ver para creer

Nos dicen que la fe es la capacidad de creer en algo que no podemos ver. Es una definición que tiene mucho de acertado, aunque no sé si es completa o suficientemente elaborada. La pregunta que me surge, no obstante, al leer las lecturas de hoy es: ¿Es verdad que no podemos ver hoy a la Palabra de la vida, como dice el apóstol Juan en su carta? ¿No es posible ver hoy a Cristo, nacido en Belén y resucitado en Jerusalén?

¿No es verdad que necesitamos VER?

Vieron, los que caminaron hacia Belén; vieron, los que fueron al sepulcro. ¿Ven los que se mueven? ¿Ven los que buscan? ¿Ven los que quieren ver al Señor?

La fe, más que creer pese a no ver, es ver allí donde otros no ven nada.

Un abrazo fraterno

#EsNavidad: Disney vs. S. Esteban

Disney nos trae a todos buenísimos recuerdos y, desde luego, lo prefiero a otras opciones de entretenimiento infantil. Pero Disney es también el paradigma del mundo de fantasía, de la factoría de sueños. Disney ha impregnado la realidad hasta afectar incluso a la Navidad.

Son preciosos los belenes, los pesebres, la decoración, los villancicos y los actos de generosidad y solidaridad que impregnan estos días pero hay quien no sale de ahí. Se piensa que la vida, la fe, y la Navidad, se circunscribe a eso y que lo de recibir a Dios hecho niño es como cuidar a un sobrino, al hijo de un amigo, con el que disfrutas pero que luego llora en casa de otro por las noches.

Celebrar S. Esteban justo el día después de Navidad es una bofetada de realismo. Porque ese Niño que nos ha nacido no ha llegado para eliminar el sufrimiento del mundo. Es más, si en lugar de como a un “niño de otro” lo consideremos realmente nuestro, viene a aportar una dosis más de dolor. Porque si esto va de amor, no existe el amor sin su dosis de sufrimiento.

Ese Niño ha llegado para salvarnos y para querernos, de acuerdo. Pero por Él seremos perseguidos y vilipendiados. El final de su historia no es precisamente un final de Disney…

Un abrazo fraterno

¡El Adviento ha muerto! ¡Viva la Navidad!

Esta noche es Nochebuena.

En las afueras del mundo, cerca de la pobreza, envuelto e humildad y pequeñez, Dios es carne entre nosotros.

Jesús viene a ti, sin exigencias ni imposiciones. Jesús viene a darse. Jesús se te regala. Da igual que seas creyente o ateo, hombre o mujer, blanco o negro, occidental o asiático, niño o anciano. Jesús viene a ti sí o sí. No espera nada de ti ni viene a pedirte nada. Viene sólo a quererte.

Yo, pecador y pobre, necesito de Él y grito en mi noche “¡Ven Señor Jesús! ¡Ven y sálvame!”.

Camino hacia el Niño, entre bruma y negrura, sin saber muy bien qué pensará de mí ni qué puedo ofrecerle. No camino solo y en ese andar veo la refulgente luz de la estrella en la mirada de tantos y tantas que, como yo, corren hacia el Salvador.

Esta noche es Nochebuena. Para todos. ¡Alégrate!

Adviento en familia – Día 19 – El Espíritu obra

El Espíritu… obra. Eso me dice el Evangelio de hoy: el Espíritu obra.

El Espíritu pasa por encima de nuestras fuerzas y de nuestras debilidades. El Espíritu nos supera, nos desborda, nos adelanta, nos abre los ojos.

El Espíritu crea donde no hay nada, enciende una luz donde sólo se percibe oscuridad, derriba el muro del laberinto, deshiela, templa, arde, congela.

El Espíritu es Dios, que nos mira mientras dormimos, nos acurruca bajo su brazo y nos infunde una fuerza con la que nos vemos capaces de renacer día tras día, cada vez más cerca del cielo.

Un abrazo fraterno

Adviento en familia – Día 18 – Una historia que viene de lejos

¿Desde cuándo existe el plan de Dios para mí? No suelo pensarlo. No caigo en la cuenta de que los tiempos del Señor son otros y de que sus planes pueden estarse preparando varias generaciones antes. Es flipante ¿no?

Dios actúa en mí desde tiempo inmemorial. Dios ha soñado conmigo hace muuuuucho. Y mis antepasados son colaboradores necesarios para que lo que Dios quiera hacer conmigo, pueda suceder.

Como padre, dándome cuenta de esto, la responsabilidad es tremenda: no ser impedimento para que el Señor cumpla lo previsto con mis hijos. A la escucha siempre.

Un abrazo fraterno