Adviento 2013 – #Microrrelato día 16

Me cuentas que estás ya un poco harta. Respira. Hay personas cuyo único trabajo en el mundo es destruir lo que otros construyen. Te los encuentras aquí y allá, en la oficina, en la escuela, en la familia… a veces hasta en la iglesia. Siempre protestando, siempre poniendo un «pero», siempre minando a los que están a su alrededor.

Fija la mirada en el objetivo y sácalos de tu campo visual. Que tus oídos filtren la frecuencia de sus voces. Que tu corazón esté protegido ante sus continuas afrentas. Quítales el poder que ahora les otorgas y verás como vuelve la paz y la alegría.

malidicencia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *