El firmamento pregona la obra de sus manos (Sal 18)

Me ha encantado el salmo de hoy. Poesía en estado puro. Y me he quedado con esa imagen del firmamento como apóstol, como testigo del Padre. Sin hablar, sin hacer resonar la voz… Es el apostolado discreto y silencioso del firmamento.

Este fin de semana, a propósito del bautizo de mi hija, comentaba con mi madre la labor del párroco que la bautizó. Su apostolado es similar al del firmamento. No trata de convencer, ni de moralizar. No trata de corregir ni de culpabilizar. No habla mucho de Dios porque su tiempo lo emplea en ser imagen de Él. Cercano, cariñoso, humano, dulce, comprensivo. Se dedica a escuchar y a acoger y sabe llegar al corazón desde su vida y no desde su boca.

Yo soy un apasionado de la palabra y me cuesta aceptar esa sentencia de Exupery en «El principito»: «La palabra es fuente de malentendidos». Pero en cuestión de Dios el tema está claro. Mejor apóstol es el firmamento que muchos de los que se pasan la vida hablando de Dios.

Un abrazo fraterno

firmamento.jpg

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.