Rasgad los corazones y no las vestiduras (Joel 2,12-18)

¿Qué es el corazón y qué las vestiduras?

Un cambio interior. Una mirada a Jesús y a su camino. No tanto cambios externos como purificación en el corazón: nuestras actitudes, nuestros sueños, nuestros deseos, nuestras aspiraciones, nuestros compromisos.

Lo esencial es invisible a los ojos. ¡Que la Cuaresma me disponga adecuadamente a la celebración Pascual!

Gracias al blog «Partido» de Rogelio Núñez por esta imagen. ¡Visitad su blog! ¡Vale la pena!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *