Los frutos del Resucitado (Jn 21,1-14)

No me parece sencilla la experiencia de la Resurrección. Jesús «se aparece» varias veces. Va y viene. Está y no está. Es como un aprendizaje intensivo para sus discípulos antes su marcha definitiva y ante la llegada del tiempo del Espíritu.

Hoy se narra un episodio muy bonito. Algunos apóstoles salen a pescar, acompañando a Pedro. Esa barca que se adentra en el mar. Una vida que va a lo profundo, donde acechan turbulencias y peligros. Una Iglesia que navega en el mundo y se hace presente allí donde están las personas y sus desvelos. Los apóstoles sólo consiguen frutos cuando su actividad, su «estar en la barca», su «salir al mar» se hace desde Jesús, escuchando primero.

Y entonces llegan los frutos y los frutos nos hablan de Jesús. Y en esos frutos somos capaces de reconocer la fuerza del Resucitado, su presencia, su aliento. El Resucitado es quién nos empuja a través del Espíritu, quién nos mueve, quién nos habla… Muchas veces no le reconocemos porque estamos rodeados de ruido o porque sencillamente no sabemos ponerle nombre a eso que nos mueve el corazón. Pero los frutos no dejan lugar a engaño: es de Dios.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Mirar para amar (Hch 3,1-10)

Ayer estuve con Ester Palma, una misionera andaluza que lleva casi quince años en Corea del Sur y que anhela poder pasar la frontera para ir a dar testimonio de Cristo en la vecina Corea del Norte.

Hubo un momento de la conversación que le pregunté cómo se hablaba de Jesús de Nazaret a alguien que nunca había oído hablar de él. ¿Cómo comienza la evangelización? Y su respuesta me conmovió: amando. Que esa persona se siente amada, querida, acogida… hasta que se pregunte de dónde viene ese amor incondicional.

Esta conversación de ayer me recuerda al episodio que hoy nos cuentan los Hechos. Pedro y Juan miraron a aquel lisiado. Pusieron sus ojos en él. Descubrieron sus heridas. Escucharon su grito callado del corazón. Y le amaron, desearon para él lo mejor. Y en nombre de Jesús, lo devolvieron a la vida. Eso es amar. Mirar en lo profundo, acoger el corazón del otro y ofrecer la vida. Así se habla de Jesús Resucitado.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

No puedo vivir sin ti (Jn 20,11-18)

Tomando una taza de café, me he encontrado en Spotify con el tema de Coque Malla «No puedo vivir sin ti». Y me viene al pelo para el Evangelio de hoy. María Magdalena podría cantarla perfectamente delante del sepulcro.

María llora. María siente la pérdida. María siente que se le ha ido aquel que es sostén de su vida, confianza de sus pasos, esperanza de su futuro. A María le duele perder a su Señor. Siente una profunda tristeza. Y yo me pregunto: ¿siento al Señor presente siempre? ¿Siento alguna vez su ausencia? ¿Qué sería mi vida sin él?

María llora y es conocedora de la causa de su llanto. Jesús permite que ella experimente ese dolor y que profundice en él. El Resucitado sólo aparece una vez que María expresa la tristeza por su pérdida. Y entonces la llama por su nombre. «¡María» le grita. Y María le reconoce. Porque la manera en la que el Señor nos llama a cada uno es única y particular.

Y volver a oír su voz nos convierte en testigos privilegiados, incluso delante de aquellos que se arogan el privilegio de ser sus discípulos. Tal vez ellos estaban tan centrados en su miedo, que todavía no les había dolido la ausencia de su Señor… El miedo estaba venciendo al amor…

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Entregar la vida por amor – Catequesis de #ViernesSanto

En la espesura del Jordán – Catequesis de #JuevesSanto

Desde el vientre materno (Is 49,1-6) #MartesSanto

Mi historia comienza, Señor, antes de nacer. Qué bonito es saber que Tú me pensaste y me deseaste desde antes. Qué hermoso es descubrir que me llamas a estar a tu lado desde el comienzo.

No perder esto de vista da otra perspectiva a la vida. Saberse siempre el «llamado desde el comienzo» permite afrontar los días con ligereza y fe. Ojalá. Porque los días en los que la luz se oscurece, en los que no se entienden los acontecimientos, en los que el fracaso se adueña del presente, en los que las fuerzas flaquean, en los que uno se cuestiona si estará acertando… la llamada permanece. Tú sabes a quién has elegido. Me conoces y me sostienes, me guardas, me defiendes y me custodias… hasta que llegue el momento propicio de la recompensa.

Tú me llamas Señor con entrañas de Madre, desde el vientre de mi madre. Sostén mi fe.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Cogido de la mano (Is 42,1-7) #LunesSanto

Dios me lleva cogido de la mano. Nunca me deja solo, aunque pueda parecerlo. Es más, en los momentos de mayor dificultad, dolor, silencio y oscuridad… su mano es cuando más aprieta la mía.

¿Cómo saberlo? Bueno… el amor no se siempre es fácil demostrarlo. Simplemente es cuestión de creer que es así. Es cuestión de cambiar la mirada, de confiar, de acoger caricias en lugar de certezas.

Dios no me deja. Nunca. Siempre se acuerda de llevarme con Él. Siempre se acuerda de venir conmigo. Está pendiente. Nunca se olvida.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Un Mesías peregrino – #DomingodeRamos

El camino hacia Jerusalén es todo un símbolo en los Evangelios. Jerusalén se presenta como la meta de la misión de Jesús, el lugar donde se consumará su paso por la Tierra y donde la Nueva Alianza de Dios con el hombre quedará sellada para siempre.

Jesús va a Jerusalén como peregrino. Es Pascua y, como judío, se acerca a la ciudad con sus amigos para visitar el Templo como marca la Ley. No parece ser muy conocido en la ciudad. Él viene de predicar en Galilea y por el camino. En la ciudad algo se sabe de Él pero no demasiado. Todo hace indicar que son los peregrinos que entran con Él los que lo aclaman a la llegada. Sí, es una entrada triunfal, sobre todo para aquellos que han seguido de cerca al Maestro y lo conocen.

Hoy es un día para que meditemos nuestra postura ante este Jesús que llega a nuestras vidas y a nuestro entorno. Le aclamamos como Mesías pero ¿en qué tipo de Mesías estamos pensando? ¿Qué imagen de Dios adoramos en Él? Posiblemente ya no un Mesías político que venga a cambiar el ordenamiento sociopolítico del momento. No creo que nadie esté pensando en Él como Rey, aunque algunos añoran la época en la que Estado e Iglesia se confundían. ¿En qué Mesías piensas tú? ¿Un Mesías todopoderoso que venga a hacer desaparecer de un plumazo los problemas de tu vida? ¿Un Mesías lleno de milagros al por mayor para que tú elijas el que más te conviene? ¿Un Mesías bonachón, pacifista y romántico, que hable bien y que sea «happy» en un mundo ligero y superficial? ¿En qué Mesías piensas tú? ¿A qué Mesías aclamas?

Ojalá acojamos al Señor, ojalá entremos con Él, ojalá deseemos caminar a su lado para participar de su misión. Ojalá estemos a su lado y le dejemos estar al nuestro hoy y mañana, cuando dejemos de entender…

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Alianza de vida (Jn 8,51-59)

Son tiempos de dificultad, dolor, inquietud, preocupación, desconsuelo, soledad muchas veces, desesperación otras. Y a la vez, la vida rebosa todos los rincones. Porque la cruz de Jesús es una cruz forrada de flores, que tiene una cara maravillosa donde descubrir la alianza de Dios con cada uno.

El mundo sigue siendo una oportunidad, sigue necesitando de héroes y valientes que no bajen las brazos y continúen dando la vida por los más débiles, sigue siendo una obra buena de un Dios que desea salvarnos a todas y cada una de sus criaturas.

La alianza es eterna. Sellada a sangre. Alianza de vida, de eternidad, de felicidad. Pese a todo. Pese a la oscuridad de hoy. Pese al lamento ahogado en un corazón encogido. Llegará el buen aroma, la luz, la aurora, el viento del Espíritu. Y cuando suceda, ojalá nos pille sentados a la mesa.

Un abrazo fraterno – @scasanovam