Evangelio para jóvenes – Domingo 21º del Tiempo Ordinario Ciclo C

En el Museo del Prado hay una obra que he descubierto hace poco gracias a mi amiga Marian. Se trata de una pintura de Joachim Patinir, uno de los paisajistas más reputados del siglo XVI. La obra es «El paso de la laguna Estigia» y en ella, bordeando una laguna de un azul bellísimo, descubrimos dos orillas, posibles destinos del mítico barquero Caronte. La apariencia de cada una, a los ojos del alma que va en la barca, ilustra de manera precisa el evangelio de hoy [Lc 13,22-30]:

En Jesús pasaba por ciudades y aldeas enseñando y se encaminaba hacia Jerusalén.
Uno le preguntó:
«Señor, ¿son pocos los que se salvan?».
Él les dijo:
«Esforzaos en entrar por la puerta estrecha, pues os digo que muchos intentarán entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta diciendo:
Señor, ábrenos;
pero él os dirá:
“No sé quiénes sois”.
Entonces comenzaréis a decir:
“Hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas”.
Pero él os dirá:
“No sé de dónde sois. Alejaos de mí todos los que obráis la iniquidad”.
Allí será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán, a Isaac y a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, pero vosotros os veáis arrojados fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Mirad: hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos».

El paraíso, la vida eterna, se esconde tras una entrada sinuosa, pedregosa y difícil. La condenación eterna, el infierno, se parapeta tras un atractivo acceso, hacia donde parece dirigirse Caronte con el alma que ya ha optado, que ya ha tomado partido, que ya ha decidido vivir de una determinada manera. Y te pregunto: ¿ese desenlace final no tiene relación también con la propia felicidad aquí, en esta vida? ¿Puede que la puerta a tu felicidad verdadera, a tu plenitud como persona, al éxito vital al que aspiras, sea un camino difícil que requiera esfuerzo y determinación, paciencia, resiliencia, fortaleza, confianza… y fe? Te dejo tres pistas:

  • «¿Pocos se salvan?» – No sabemos cuántos nos vamos a encontrar al lado de Dios cuando llegue el momento final pero debemos esperar que seamos todos. Nuestra esperanza y nuestra confianza en la misericordia de Dios nos hace esperar que toda alma se rinda finalmente al Amor, al encontrarse cara a cara con Él; por mucho que se haya equivocado en su vida. Pero no está garantizado. Dios invita a todos. Dios nos espera a todos. Dios te invita y te espera a ti. Pero… igual que el alma que va en la barca de Caronte, puedes optar por vivir de espaldas a Dios para siempre… Es tu decisión.
  • «La puerta estrecha» – Una puerta implica el paso de un lugar a otro y atravesarla implica una decisión. Vivir con Dios, seguir a Jesucristo, desear salvarse, implica una decisión. ¿Una? Realmente muchas pequeñas decisiones que, día a día, nos van poniendo del lado del amor o del lado del egoísmo, del lado de la entrega a los demás o del lado de la centralidad de uno mismo. Lo que parece claro es que Jesús nos pide que abramos la mirada y el corazón y que seamos capaces de vencer la eterna tentación de lo que, a priori, se nos presenta como más apetecible. Porque el pecado es apetecible, atrayente, atractivo, seductor, placentero… Cuando permanentemente dejas que el verbo APETECER gobierne tu vida, estás optando por la ancha puerta de lo fácil, de lo obvio, de lo que reporta gustito momentáneo, de lo que te hace sentir DIOS por unos instantes. Pero cuando optas por el verbo AMAR, por el verbo QUERER, por el verbo OFRECER, estás optando por la puerta estrecha, por aquella que te obliga a dejar fuera mucho «equipaje» que no necesitas, la puerta que te purifica, la que puede no ser tan apetecible en un primer momento pero que te abre a la felicidad verdadera.
  • «Los últimos» – Jesucristo te ofrece la puerta de los últimos, la puerta del «servicio», la puerta de aquellos que se esfuerzan por agradar a Dios a través de sus prójimos. Verás y escucharás muchas veces, a lo largo de tu vida, que hay personas que se escandalizarán por tu opción. «¡¿Dónde vas?! ¡Estás loco!» te dirán. Pocos entenderán tu esfuerzo en los estudios, la compañía que ofreces en casa, el voluntariado que te impide hacer otros planes los viernes, la convivencia o el retiro que te quita de las copas del sábado noche, el campo de trabajo que se lleve un buen trozo de las vacaciones del verano, el querer vivir el amor y el sexo con tu pareja poniéndola a ella en el centro y cuidando con responsabilidad vuestra intimidad mutua, el optar por un trabajo menos vistoso y remunerado pero que te permite construir la sociedad en la que crees…

La puerta estrecha es la puerta de los últimos del mundo, de aquellos que optan por salirse de los parámetros de éxito actuales, de aquellos que viven unos valores que están en cuestión por las grandes élites de hoy, de aquellos que quieren ser libres y que quieren seguir al Señor. Pero la promesa es clara: LOS ÚLTIMOS SERÁN LOS PRIMEROS. Yo creo que vale la pena, ¿no? Todo esto pasará y llegará el momento en que te darás cuenta que tu tesoro es otro, el que realmente vale. Apuesta por ello.

Un abrazo fraterno

Santi Casanova

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.