Entradas

Los poderes frente al espejo (Mc 12,1-12)

Jesús está en Jerusalén. Visita el Templo. Lo que ve no le gusta. Y lejos de callar y mirar a otro lado, siendo la Verdad, denuncia que el pueblo amado de Dios está falto de guías, seco de frutos, ciego y sordo.

El Evangelio de hoy es uno de tantos, en esta parte del relato de Marcos, en los que Jesús se encuentra con los poderes fácticos del «pueblo de Israel». ¿Quiénes son los los poderes que manejan las vidas y las conciencias de las personas? ¿Líderes religiosos? ¿Banqueros? ¿Medios de comunicación? ¿Políticos? ¿Futbolistas? Elige tú. E imagínatelos delante de Jesús, siendo abroncados a través de una parábola.

El caso es que si eres cristiano y, como tal, testigo, tú también debes escuchar. Yo, padre, esposo, profesor, catequista… me imagino también delante del Maestro escuchando cosas que, seguramente, no me gusten. Escuchando su corrección y, también, su reproche. Porque se me ha dado una responsabilidad, porque se me ha pedido proclamar su Palabra, porque se me ha pedido hacer crecer su Reino, porque se me ha llamado a acompañar a muchos y a anunciar a otros que Jesucristo vive y lo ama y lo salva…Y también actúo, muchas veces, como aquellos… más centrados en ellos mismos que en sus hermanos, ciegos ante las necesidades de los más débiles, sordos a las voces proféticas que me recuerdan qué quiere Dios de mí…

Hoy, te pido Señor, que me ayudes a confiar más en Ti, a abandonarme a tu Voluntad, a acallarme y dejarte hablar a través de mí. Hoy te pido no ser uno de los poderes del mundo sino un sencillo apóstol con las sandalias gastadas…

Un abrazo fraterno – @scasanovam

La alegría que viene de dentro (Jn 16,20-23a)

Una alegría que no depende de las circunstancias, ni de las personas. Una alegría profunda que brota de una fuente inagotable. Una alegría que es don. Una alegría que es regalo y fruto de la presencia del Espíritu en nosotros.

No es un falso optimismo. No es una actitud ingenua e inconsciente. No parte de una mirada irreal del mundo y las personas. Más bien al contrario. ES un optimismo que se sustenta en la Resurrección. Es una actitud que brota de la entrega. Es una mirada desde el amor de Cristo.

No busquemos tanto el placer, el éxito, la felicidad mundana. Abramos nuestro corazón al Espíritu y estemos alegres, verdaderamente alegres.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Cargar con la verdad (Jn 16,12-15)

«Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora»

Esta frase de Jesús en el comienzo del Evangelio de hoy me resulta muy sugerente y clarificadora. Porque la Verdad también hay que digerirla y no todos los estómagos están preparados en todo momento para ello. La pedagogía, los tiempos y las personas son importantes.

A veces pensamos que la Buena Noticia, por el mero hecho de serlo, está ya lista para «ser servida» a cualquier oyente, en cualquier momento. Y pasa que quemamos tiempos, etapas y personas y que dejamos de hacer algo que Jesús sí hizo y nos enseñó: acompañar el proceso personal de cada uno. No se mostró resucitado de la misma manera a la Magdalena, que a Tomás, que a los discípulos de Emaús… No se encontró de la misma manera con pedro, que con Mateo, que con la samaritana…

Uno a uno. Y respetando. Ese es el camino para poder digerir la maravillosa llegada del Reino.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

El Espíritu nos acompaña (Jn 16,5-11)

No estamos solos. El que nos hace compañía es de confianza, aunque misterioso e invisible. Poca gente se acuerda del Espíritu. Entonces ¿qué nos movería si no estuviera Él?

El Espíritu me susurra intuiciones, me sostiene en las dificultades, me señala caminos, me empuja en los desfiladeros, me ilumina el sendero, me cura las heridas, me sugiere la Verdad, me presenta testigos, me sacia la sed, me lleva sobre el mar.

No estamos solos. Dios Trinidad sigue a nuestra vera. Hasta el final.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Cuando no se conoce a Dios (Jn 15,26–16,4a)

Recuerdo que, de pequeño, mi madre me decía muchas veces que Dios nos juzgará en función de nuestra responsabilidad ante Él. Decía que Dios no le pide lo mismo a una persona que ha nacido en un barrio desfavorecido de una metrópolis cualquiera, con poca cultura, pocos medios y escasas oportunidades, que a un obispo, por ejemplo, culto, preparado y conocedor de Dios. Algo así.

Sin querer entrar en disecciones teológicas, detrás del pensamiento de mi madre hay algo parecido a lo que Jesús afirma hoy en el evangelio de S. Juan: quién no conoce a Dios a veces actúa de manera inexplicable para los que somos creyentes. Pero si le damos la vuelta, debemos pensar: ¿Cómo actuamos aquellos a los que sí se nos ha dado Dios a conocer? ¿Cómo actuamos los que sí participamos en los sacramentos, los que hemos ido a catequesis, los que hemos participado en retiros espirituales, los que hemos escuchado a referentes y testigos del Evangelio, los que oramos o decimos que lo hacemos? Porque… si conocemos a Dios y nuestra vida no lo refleja… tenemos una responsabilidad mayor que los otros.

Un abrazo fuerte – @scasanovam

Si me amas… (Jn 14,27-31a)

Si me amas… te alegrarás de que vaya al Padre. Qué frase tan bonita esta de Jesús a sus discípulos. Una bonita y precisa definición de amor.

Y es que amar es sobre todo pensar en el bien del otro. Y no hay nada mejor que mi amado, que mi amada, esté cerca de Dios. Es lo máximo a lo que puedo aspirar como verdaderamente amante.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

No a nosotros, Señor (Sal 113)

Siempre es una tentación. Presentarnos delante del mundo como Dios mismo. Pensar que somos nosotros los que ofrecemos una palabra transformadora. Pensar que somos nosotros los que cambian la vida de las personas. Pensar que es nuestra capacidad la que acerca el cielo y salva al mundo.

Pero no somos nosotros, Señor. No es a nosotros a quiénes deben seguir. Deben conocerte a Ti, Señor. Deben seguirte a Ti, Señor. Deben creer en Ti, Señor.

Protégeme de mi soberbia. Ayúdame a no convertirme en un dios de plata y oro. Recuérdame mi pequeñez y mi pobreza para que no creca en mí el engreimiento.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Guardián del rebaño (Jn 10,1-10)

La imagen de Dios como un Buen Pastor es una imagen usada en la Biblia en varios momentos, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. En este último, es el mismo Jesús el que se presenta como tal. Y que el Pueblo de Dios somos el rebaño de dependientes y temerosas ovejitas, también.

Pero hoy me llama la atención una figura que pasa desapercibida en el evangelio y que, sin embargo, me ha resultado hoy muy sugerente: el guarda.

El guarda no es la oveja. Tampoco es el Buen Pastor. El guarda es alguien a quién se le encomienda la labor de proteger y vigilar al rebaño a la espera de que llegue el pastor. En ese momento, su mirada debe ser capaz de reconocer al pastor, abrirle la puerta, hacerse a un lado y terminar su misión.

Me resulta una imagen sugerente para todos los que somos animadores, catequistas, profesores, educadores, padres y madres… Porque nosotros somos también guardas. Guardas de nuestros hijos, de nuestros alumnos, de nuestros chavales de grupos. Guardas cuya misión es proteger, preparar, disponer, cuidar a la espera de que Dios aparezca en sus vidas. Y en ese momento, reconocerle y darle paso, haciéndonos a un lado. Una figura humilde, intermediaria, pero imprescindible.

Ojalá me concedas ser, Señor, un buen guarda para aquellos que me has encomendado.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

¿Cómo te podré pagar, Señor? (Sal 115)

En medio de tanta desolación, de tanta pobreza, de tanta soledad, de tanta enfermedad, de tanto cansancio… sólo me brota levantar a ti las manos, Señor. Porque sé que nuestro dolor es el tuyo. Sé que tú velas por tus hijos y que te desvelas pensando en nuestro sufrimiento.

Y te pido que prepares mi corazón para devolver a manos llenas tanto bien como he recibido. Ojalá sepa estar a la altura.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Alabad al Señor todas las naciones (Sal 116)

Son días de dolor global, de dificultades mundiales, de conciencia de humanidad, aunque sea a base de golpes, camillas, virus, UCIs y confinamientos.

Un mundo que se había olvidado de su «ser criatura» y que había dado la espalda, en buena medida, a su Creador; mira ahora hacia el cielo buscando respuestas. Alguno las encuentra. Otros sólo encuentran silencio y sinrazón.

Ojalá todas las naciones, todos los pueblos, todos los hombres y mujeres, tomen conciencia de su finitud, de su pequeñez, y, a la vez, de la grandeza maravillosa de ser obras del Dios Amor.

Ser criaturas de Dios no nos hace inferiores. En nuestra finitud y en nuestra limitación, Dios nos ha dado categoría y nos ha hecho a su imagen. Alabemos a Dios. Demos gracias. Postrémonos a sus pies.

Un abrazo fraterno – @scasanovam