Habéis sido convocados, en un solo cuerpo (Col 3,12-17)

El corazón se me movió al comenzar la lectura. Sí. Este extracto de colosenses es la segunda lectura de la celebración de mi boda. Y sigue produciendo efectos comprometedores.

Esther y yo hemos sido elegidos de Dios. Somos sueño de Dios el uno para el otro. Somos juntos sueño cumplido de Dios cada día.

Esther y yo no somos compatibles en todo. En algunos aspectos somos tremendamente incompatibles y sacamos de quicio al otro. Y ahí nos sobrellevamos y nos perdonamos. Nos redescubrimos y nos reinventamos.

Esther y yo hemos sido convocados a encontrar la paz de Dios en el otro y juntos. Y lo vamos consiguiendo. Es un trabajo difícil en esta vida difícil pero, poco a poco, vamos aprendiendo a recostarnos en el otro y respirar.

Esther y yo sabemos que debemos ser agradecidos por tanto. Por nuestro proyecto común. Por el otro. Por nuestros maravillosos hijos que nos esculpen y nos moldean. Por poder sufrir por amos. Por nuestras familias. Por nuestra comunidad. Por nuestros trabajos. Por nuestra fe compartida.

Esther y yo escuchamos juntos la Palabra y vivimos nuestra fe en los mismos lugares, en Betania fundamentalmente.

Esther y yo cantamos, cantamos mucho. Vivimos con elagría y transmitimos la alegría de Dios.

Esther y yo seguimos luchando por nuestro amor y nuestro proyecto porque seguimos creyendo en él, en Él. Ésto es lo que nos da la fuerza cuando la fuerza nos falta.

Un abrazo fraterno

1 comentario
  1. TeSs
    TeSs Dice:

    Gracias por tu compartir cálido y transparente. Esther y tu, junto a los niños, sois un testimonio para mi admirable, punzante. Un interrogante en el propio proyecto de vida que me llama.

    Un abrazo grande, ¡padre enredado!

    TeSs

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *