Meditaré tus maravillas (Salmo 118)

Hay momentos en los que la vida se torna un auténtico regalo. Estoy dispuesto a afirmar que hay más momentos de esos de los que a veces somos capaces de percibir. Vivimos muy desconectados de lo bueno que nos sucede cada día y eso nos hace desgraciados, ansiosos, consumidores, pesimistas…

Llega una época de vivir cada detalle al 100%. No hay lugar para la desazón. Sí para el milagro y la maravilla. Yo quiero vivir así.

Un abrazo fraterno

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *