Mi vasija de barro (2 Cor 4,7-15)

Voy asimilando poco a poco que soy menos de lo que yo me creo de mí mismo. Voy convenciéndome despacito de que no puedo tanto como me gustaría. Voy asimilando que pierdo, que fracaso, que me equivoco, que no consigo lo que desearía. Voy descubriendo, a base de ir acercándome al Señor, mi vasija de barro.

Mi vasija de barro es mi propia fragilidad. No la he aceptado bien. Estoy en ello. Creo que una de las patas de mi autoestima es mi capacidad. Cuando mi capacidad no tiene frutos, mi autoestima quiebra. Como está bien desarrollada, no me caigo, pero trago la vida con dificultad. Y es que me encantaría gustar a todo el mundo. Me encantaría que todo me saliera siempre bien. Me encantaría no ser causa de problema ni verme inmerso en conflictos. Me encantaría que todos me admiraran y dijeran lo bueno, majo y capaz que es Santi.

Dios va haciendo trabajo en mí. Me va acompañando, como padre que sabe que su hijo se la va a dar más pronto que tarde. Dios me conoce y me va moldeando. Le cuesta porque soy muy terco, pero creo que su trabajo va dando su fruto. La soledad de muchos momentos, la incomprensión, el ser cuestionado, reprendido, rechazado, cuestionado… me ha ayudado a irme dando cuenta de que no soy yo el protagonista de esta historia.

Hoy, en el día de Santiago Apóstol, mi patrón, pongo mi ministerio y mi testimonio en manos de Dios. Para que sea Él quién aparezca yo y yo el que desaparezca. Para que Él crezca y yo me haga pequeñito.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *