Oye, ¿por qué…? (Mc 2, 23-28)

Me da la sensación de que a veces somos tan picajosos como estos fariseos del Evangelio de hoy. Leo la lectura y me imagino la escena con unos fariseos aburridos y descentrados de su labor principal, pasando su tiempo atentos a Jesús. ¡Pero no atentos a su Palabra y con una actitud abierta al diálogo y al encuentro! ¡No! ¡Atentos a los detallitos absurdos, buscando deslices, matices… a la que salta! ¿Qué coño hacían en aquel sembrado? ¿Lo seguían a todas partes?

A veces nosotros, como Iglesia, también nos comportamos un poco así. Vivimos descentrados de nuestra esencia y de nuestra misión y nos dedicamos a estar a la que salta en la sociedad para montar un pollo a quién corresponda haciéndonos los indignadísimos. Porque lo de Gaza, lo de África, lo de los vagabundos en la calle, lo de los ancianos solos o en residencias, lo de los abusos sexistas, lo del terrorismo… sí, nos da pena, nos entristece un poco… Pero pollo, ¡lo que se dice montar un pollo y gritar nuestra indignación…!… eso lo hacemos por los carteles de «Probablemente Dios no existe…» de los autobuses urbanos. Tema central. Desde luego, de todo lo que pasa en el mundo, eso en concreto es lo menos evangélico de todo. Decimos que «incitan al ateísmo» y que nos molestan como creyentes. Lo mejor es que luego queremos que lo nuestro sea respetado, entendido… y se nos llena la boca preguntando que a quién molesta un crucifijo. Pues molesta, desde luego, a picajosos como nosotros.

A mi el cartel no me molesta. Ni me parece que incite al ateísmo. Creo que es expresión de lo que hoy viven muchas personas. Es donde se sitúan muchos hermanos nuestros. No me molesta, me interpela y, también, me hace reir. ¡Hay que tener sentido del humor en esta vida! Nuestra pataleta colectiva creo que sólo alienta el mensaje contra el que queremos luchar. ¿De verdad veis a Cristo montando un pollo por esto? No olvidemos que su mayor enfado fue comprobar cómo el Templo se había convertido en objeto de compra-venta. De eso, no decimos ni pío…

Un abrazo fraterno

diosnoexiste

1 comentario
  1. TesS
    TesS Dice:

    Paz y Bien Santi,

    Gracias mil por tu reflexión, me ha encantado, supongo que porque yo tambien lo veo desde el mismo ángulo. Creo que si nuestro ejemplo en muchas ocasiones fuera más coherente, ni siquiera tendríamos que poner carteles, nuestra vida demostraría que «Dios SI existe».

    Te sigo leyendo, me sigues iluminando.
    GRacias

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *