Pasó la noche orando (Lc 6,12-19)

Hay días que son tremendamente difíciles. Hoy ha sido durísimo para mi. Mi mujer está mala, el Mafaldatrabajo está complicado y lleno de problemas y presión, se me acumulan las cosas por hacer… Uf… Qué agobio… Y me encuentro con esta lectura que me recuerda lo mejor que puede hacer uno cuando ya no puede más: orar. Desaparecer y orar. Eso me acabo de conceder yo aunque sea un ratito. He enchufado los altavoces y me he puesto música de Taizé que va calando en mi mente y en mi espíritu y va, poco a poco, bajando las revoluciones. La noche pide calma. Taizé pide calma. Y yo la necesito.

No voy a pasar toda la noche orando pero sí voy a darme una duchita para que mi espíritu respire. Seguro que después de la ducha todo está mucho más claro. Con Taizé es todo mucho más fácil. Acoge, padre, todos estos pensamientos y desvelos. Hazlos tuyos y déjame sentir tu mano en mi hombro. Hoy la necesito especialmente.

Un abrazo fraterno

1 comentario
  1. Paula
    Paula Dice:

    Anoche leía también esa lectura… Yo me imaginé esa noche, la calma, la confianza en el Padre… También 5 minutos de oración «distinta», con los brazos en el pecho.

    Unidos en la oración 😉

    Te tengo en las mías

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.